Santa Inés, Patrona de Cumaná

Cada 21 de enero se le hace homenaje a la Doncella Mártir

Defender su virginidad consagrada a Jesucristo en tiempos remotos cuando los cristianos eran perseguidos y condenados a muerte en la hoguera, fue lo que convirtió a Agnes de Roma en Santa Inés, Mártir de la Castidad y Patrona de la ciudad de Cumaná

Santa Inés, Patrona de Cumaná | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 89 de 100 basado en 11 valoraciones de los usuarios

Patrona de Cumaná

Santa María de la Cabeza y San Antonio de la Eminencia son las fortalezas que custodian el sagrado hogar de Santa Inés, abogada y patrona de la ciudad de Cumaná desde el 21 de enero de 1572, según consta en Cédula Real emitida por el Rey Felipe II de España. Enclavada en el popular barrio cumanés de San Francisco, sobre la Calle de La Ermita, se alza la Iglesia de Santa Inés, el templo más antiguo de la ciudad, donde se congrega la feligresía para rendir honores a la virgen más venerada de toda la congregación católica.

Agnes de Roma es el nombre original de la beata que murió martirizada, si acaso adolescente, por defender el voto de castidad que consagraba su virginidad al único esposo que reconocería, Jesucristo. Corrían los primeros años del siglo IV d.C. cuando el emperador Constantino decretó libertad de cultos, pero entonces el imperio romano apenas comenzaba a transitar el camino que liberaría a los cristianos de la implacable persecución de Diocleciano, quien sin piedad mandaba a la horca a los devotos del credo primitivo.

La tradición oral encendió fecundas letras que componen plegarias, poemas y relatos que tejen la historia de este símbolo de pureza hasta la inmolación. San Dámaso -primer Papa hispano de la Iglesia Católica- y San Ambrosio -arzobispo de Milán autor de las homilías «De Virginibus»- fueron cronistas que nutrieron las Actas de los Mártires del siglo V, semblanzas que luego inspiraron a monseñor Federico Fofi -párroco de la Basílica Sant´Agnese de Roma- a concluir que Santa Inés fue hija de la nobleza romana, nació en el año 290 de la era cristiana, recibió el sacramento del bautismo y murió a los 13 años defendiendo su castidad.

La Corta Vida de Santa Inés

Es asombroso que tan breve existencia dejara huellas tan profundas en la historia de la humanidad. Cronistas y poetas relatan que el hijo del alcalde de Roma sucumbió ante los encantos de Inés -Agnes en latín- y le propuso matrimonio a la hermosa doncella que rechazó, en nombre de Jesucristo su amo y Señor, aquella promesa de amor. Apresada como castigo por haberse declarado cristiana, su desnudez fue expuesta en público para tentar a la lujuria y amenazada con entregar a la fuerza su virginidad en cualquier lupanar. Pero dos milagros ocurrieron. Sus cabellos crecieron de súbito para simular sus vergüenzas y perdió la vista el único varón que osó mirarla con lascivia.

Los textos documentales refieren diversas versiones sobre el martirio y la muerte prematura de Inés. Según San Dámaso, su cuerpo ardió en la hoguera, pero San Ambrosio dejó escrito que fue decapitada, pues el fuego, daño no le causaba. Sus padres trasladaron los restos de Agnes de Roma a un sepulcro en la vía Nomentana, donde la hija del emperador Constantino ordenó la construcción de la Basílica Santa Inés Extramuros. Allí permanecen bajo custodia los huesos de la proclamada Mártir de la Castidad. Desde entonces, Sant´Agnese, o Santa Inés como se le nombra en castellano, ha sido representada con el cordero que simboliza pureza y castidad.

Honores a una Virgen Mártir

Cada 21 de enero hay fiesta en los templos donde se le rinde culto a Santa Inés. En Roma se bendicen los dos corderos que ofrecerán su lana para tejer los palios o mantas sagradas, indumentaria religiosa que simboliza la misión pastoral del Sumo Pontífice y sus arzobispos metropolitanos.

La capital del estado Sucre también se viste de gala para festejar el día de Santa Inés, su distinguida y amante patrona, cuya imagen sacra aparece en el Escudo de Armas de la ciudad de Cumaná. La pletórica procesión de fieles devotos que recorre cada esquina de la primogénita de América culmina con los oficios religiosos y la tradicional Misa que se celebra en la Iglesia de Santa Inés, Patrimonio Histórico Nacional desde el 2 de agosto de 1960. A modo de dato curioso, en ese templo sagrado fue bautizado Antonio José de Sucre, el 20 de febrero de 1795.

 

Por favor, Haga sus Comentarios