CHORONÍ

Sabor caribeño con aroma a cacao

Este escenario del litoral aragüeño es tan generoso, que se disfruta nadando en las cristalinas aguas del Mar Caribe o haciendo senderismo de montaña entre bosques y selvas

Destino Choroní: Sabor caribeño con aroma a cacao | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 99 de 100 basado en 87 valoraciones de los usuarios

Introducción

Este escenario del litoral aragüeño es tan generoso, que se disfruta nadando en las cristalinas aguas del Mar Caribe o haciendo senderismo de montaña entre bosques y selvas

Entre la montaña y el mar, enmarcado entre bosques y ríos, se refugia este pueblito costero privilegiado desde épocas remotas, cuando sus aborígenes se alimentaban de los frutos marinos y cultivaban uno de sus más valiosos tesoros, el cacao. Quizás por eso los cronistas dicen que «Choroní» deriva de «choroto», voz indígena que refiere cacao.

Este magnífico escenario es expresión del legado de culturas muy diversas. Fue fundado en la época de la colonia, en 1616, y poco después lo gestionó el Capitán Diego de Ovalle a modo de encomienda. Así fue como indios nativos, blancos hispanos y negros africanos se fusionaron para potenciar en aquellas tierras la vocación cacaotera que aún lo define.

Choroní es un pueblito aragüeño localizado en las faldas de la cordillera de la costa, a unos 40 minutos de la ciudad de Maracay, en los alrededores del Parque Nacional Henri Pittier. A pesar del tránsito de los años, conserva su porte colonial. De callecitas estrechas y casas coloridas, la amabilidad de los lugareños se suma al encanto particular de Choroní.

Quien opte por vacacionar en Choroní sin mirar a los alrededores, bienvenido será. Allí encontrará operadoras turísticas que ofrecen paseos a los ríos, excursiones a la montaña y visitas guiadas a las haciendas cacaoteras. Además, hay lanchas que hacen ruta por las playas de los alrededores. Pero, también es de rigor visitar otros pequeños centros poblados muy cercanos como, por ejemplo, Puerto Colombia y Chuao, que también son escenarios de ensueño para visitantes y turistas.

Destino Choroní: Sabor caribeño con aroma a cacao
Promociones Turismo Venezuela

Puerto Colombia

Este es otro pueblito de pescadores que aún conserva su estilo colonial, ubicado a unos diez kilómetros de Choroní. Allí se concentra la oferta de alojamiento, restaurantes y quioscos de comida, tiendas de ropa playera, y venta de cacao y chocolate de la localidad, considerado uno de los mejores de Venezuela.

El malecón de Puerto Colombia es también es un lugar muy significativo, pues allí está el muelle donde se contratan los paseos en lancha hacia playas como Cepe, Valle seco, Tuja y Chuao, entre otras. Además, es el punto de encuentro donde, especialmente los fines de semana, se arma la rumba a punta de los repiques del tambor.

Por ser una zona que contrasta entre mar y montaña, esta pequeña población también es punto de referencia para senderistas que atraviesan el Parque Nacional Henry Pittier, para bajar caminando hasta las playas. O, algunos que solo llegan hasta el Mirador Cristo para extasiarse con una magnífica vista panorámica de una de las zonas costeras más generosas del país.

Chuao

La tradición cacaotera define al pueblo de Chuao. Para llegar hasta allá hay dos vías. En lancha desde el muelle de Puerto Colombia y luego tomando un pequeño bus que ofrece el servicio de subida hasta el pueblito. También, para los más atrevidos, hay una ruta por la montaña que parte desde el sector Pedregal, en Turmero, y atraviesa la selva por la Cordillera de la Costa hasta llegar a destino.

Chuao es un lugar de ensueño donde visitantes y turistas pueden disfrutar de un escenario que se comparte entre playa y montaña. Hay servicio de restaurantes con gastronomía típica de la región, oferta de paseos por las haciendas cacaoteras, unas pocas posadas y amplios espacios para acampar.

En forma de media luna, así es la playa de Chuao donde desemboca el río homónimo. Quien prefiera al mar ¡al agua salada! quien opte por el agua dulce, allí mismito tiene el río. Indistintamente de la elección, Chuao es un pueblito que vale la pena visitar con la idea de pernocta, para disfrutar tanto de sus hermosos amaneceres como de sus sublimes ocasos. Por supuesto, el tambor nunca faltará para animar las noches de fiesta en Chuao.

Ruta playera

El estado Aragua tiene playas de ensueño. Y, por supuesto, Choroní es el punto de partida para conocer las costas que ofrece esta región del país. Veamos las más trajinadas:

Playa Grande

No es necesario contratar una lancha para disfrutar de aguas cristalinas y arenas blancas, de gran extensión de arena blanca, plantadas de cocoteros, en un escenario en forma de herradura, con el magistral fondo de montañas que ponen límite al Parque Nacional Henry Pittier.

Aunque es una de las playas favoritas de visitantes y turistas, hay quienes optan por una costa más apta para compartir en familia, especialmente si hay niños pequeños. Playa Grande es oceánica, una de las más concurridas por los surfistas, aunque hay épocas del año cuando las aguas están relativamente quietas.

Los servicios son bastante completos. Hay puestos de comida, baños, alquiler de toldos y sillas, estacionamiento y, quien desee acampar, puede levantar su tienda de campaña en medio del bosque de cocoteros.

Playa Uricao

Esta paradisíaca bahía está a unos 20 minutos en lancha desde el malecón de Puerto Colombia. Sus arenas son blanquísimas, sus aguas cristalinas. Hay una zona calmada ideal para el disfrute de familia con niños, pero además hay un lado donde el oleaje es bastante fuerte. Se recomienda precaución. Otro dato de interés para quienes decidan visitar Playa Uricao, es que deben llevar todos sus implementos porque no hay ningún tipo de servicio al turista. Es decir, no olvidar sombrilla, protector solar, hidratación y refrigerios. Se puede acampar.

Playa Cepe

A esta maravilla natural se llega en 30 minutos en lancha desde el malecón de Puerto Colombia. Es de aguas cálidas y cristalinas. Es tan quieta que parece una piscina natural gracias a la barrera de corales que merma el oleaje. Por eso, es ideal para buceo y snorkel. En Playa Cepe hay servicio de posada, baños y comida. Además, se puede acampar.

Cuevas de Valle Seco

Un breve trecho antes de llegar a Chuao vía marítima desde el malecón de Puerto Colombia, se abre a un lado una pequeña playa de arena blanquísima, que parece insertada en una caverna que forma una piscina natural, ideal para familias con niños pequeños. Es una playita de aguas cristalinas formada por arrecifes coralinos, que se pueden admirar con una máscara de snorkel. Como esta breve costa no tiene ningún tipo de servicio o facilidades, hay que tomar previsiones para llevar lo necesario. No olvidar sombrilla, protector solar, hidratación y algo de comida. Tampoco olvidar recoger basura y desperdicios. Al lanchero se le contrata para el viaje de ida y vuelta.

Playa Tuja

La Ensenada de Tuja es un paraíso en el Caribe aragüeño. Su belleza natural es, sencillamente, exuberante. Está enclavada en un escenario de contraste entre quietas aguas cristalinas y el bosque tropical que habita las montañas. Es ideal para hurgar el fondo del mar haciendo snorkel. También es buena idea establecer allí campamento de pernocta.

Hay dos maneras de llegar a Playa Tuja. La primera es contratando una lancha en el muelle de Choroní o Puerto Colombia. La segunda, solo para excursionistas en buenas condiciones físicas, es seguir la ruta de montaña desde bahía de Patanemo. Tampoco es un trayecto excesivamente exigente, pues se recorre, aproximadamente, en hora y media.

Montañismo y caminata

En Choroní y sus alrededores hay muchos lugares recónditos que vale la pena visitar. A muchos se le llega en lancha o escalando la montaña. Pero, hay sitios magníficos que solo se pueden alcanzar caminando con la mochila a cuestas. Veamos dos de estos lugares idílicos.

Playa Aroa

Antes de tomar la decisión hay que estar claro que se necesita espíritu de aventura y buenas condiciones físicas para emprender esta caminata de par de horas, bordeando la cordillera de la costa. ¿Qué el camino es agotador? Sí, pero vale la pena observar desde lo alto la grandeza del Mar Caribe. Llegar a Playa Aroa es coronar la excursión con un baño en sus aguas cristalinas ideales para practicar snorkel y refrescarse dándose un baño en el río Aroa. Nunca olvidar llevar hidratación, protector solar y refrigerios.

Playa El Diario

Esta es una playita muy peculiar con historias diversas. Solo caminando unos 45 minutos se llega a esta playa escondida que no brinda más servicio que su belleza natural. La ruta se inicia en una callecita del pueblo de Choroní, justamente donde está ubicada la Posada El Portete. Siguiendo la señalización, y quizás la intuición, se llega a una playa de arenas blancas y profundas aguas marinas con enormes rocas repletas de especies marinas, donde submarinistas y amantes del snorkel se dan la gran vida. La caminata es exigente. Hay que ir con buen calzado, y llevar hidratación, protector solar y alimento. No hay ningún tipo de servicio a visitantes y turistas.

Qué hacer fuera del agua

Después de un día de playa, sol y arena no restan energías para tanto más. Sin embargo, los tambores en el malecón son rumba de rigor estando en Choroní. Pero, mencionando otras alternativas menos mundanas, un paseo de reconocimiento por el pueblo colonial nunca está de sobra.

Iglesia de Santa Clara de Asís

Santa Clara de Asís es la patrona del pueblo de Choroní. A ella se le rinde culto en la iglesia colonial edificada a mediados del siglo XVIII, que se localiza frente a la Plaza Bolívar del pueblito costero. Su fiesta de aniversario es cada 11 de agosto. Además, está a un paso de la casa de la Madre María de San José, donde pasó su infancia la primera beata venezolana, Laura Evangelista Alvarado Cardozo. También se puede visitar la capilla y el museo que la casa tiene bajo custodia.

Iglesia San Juan Bautista

En los alrededores de la Plaza Bolívar de Puerto Colombia se alza este templo en honor a su santo patrón, San Juan Bautista, a quien se le celebra su cumpleaños cada 24 de junio con servicios religiosos y una rumba al ritmo del repique de los tambores. En la iglesia, edificada alrededor del año 1849, hay una imagen de Santa Clara de Asís, a quienes los lugareños llaman «la viejita».

La Chocolatería

Imperdonable visitar una de las zonas cacaoteras más destacadas del país y no saborear in situ las delicias que preparan los artesanos locales. En esta tienda ubicada en la calle La Unión cerquita de la Plaza Bolívar de Puerto Colombia, hay chocolate en diversas presentaciones, así como una enorme variedad de sabores y texturas. Allí también pueden preguntar por una visita guiada a las haciendas de cacao de la región.

Museo Taller «Obras de Dios»

No necesiten acicalarse mucho para ir de museo en la playa de Chuao. Basta la buena disposición de admirar las piezas de arte de un lugareño llamado Orlando, quien en vida reunió en su casita rural las más diversas muestras que rememoran costumbres y tradiciones del pequeño pueblo costero de indiscutible vocación cacaotera.

Cómo llegar a Choroní

A esta población aragüeña se puede llegar en lancha vía marítima, y por avión aterrizando en cualquier aeropuerto nacional para tomar, desde allí, la ruta a destino. El acceso vía terrestre varía dependiendo del punto de partida, pero haremos el trayecto partiendo de Caracas, ciudad capital.

Son, en total, alrededor de 170 kilómetros. Desde cualquier punto de Caracas se toma la autopista Valle – Coche o Troncal 9 hasta empalmar con la Troncal 1 hacia Maracay, donde se toma la avenida Las Delicias que conecta con la carretera nacional que conduce a Choroní. Siguiendo la señalización, no hay pérdida posible. ¡Feliz viaje!

Por favor, Haga sus Comentarios