La Gran Sabana

Es uno de los lugares más impresionante del mundo, es el génesis del planeta

Está ubicada al sureste de Venezuela, estado Bolívar, en el macizo guayanés y se extiende hasta la frontera con la hermana República de Brasil.

La Gran Sabana, Parque Nacional Canaima | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Sala de Redacción Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 94 de 100 basado en 44 valoraciones de los usuarios

Introducción

El 12 de junio de 1962 se creó el Parque Nacional Canaima para proteger la caída de agua más alta del mundo, el Salto Ángel, el grupo de singulares mesetas de paredes verticales y tope chato conocidas como Tepuy y, por supuesto, los ecosistemas asociados a estos espacios naturales que se extienden sobre las 1.913.750 hectáreas que representan el sector occidental del PNC. Pero, el 9 de septiembre de 1975 se sumaron a la superficie del parque nacional las 1.086.250 hectáreas que definen el sector oriental, que incluye la Gran Sabana donde, entre tanto más, nace el río Caroní que es el principal alimentador del Embalse de Guri, donde se genera alrededor del 70% de la energía eléctrica del país.

La Gran Sabana es una altiplanicie de 75 mil km², donde se alzan imponentes 80 Tepuys o islas ecológicas únicas en el planeta. Desde sus aristas brotan fuentes de agua dulce que conforman las cuencas de los ríos Yuruaní, Aponwao, Kukenán, Suruku, Icabarú, Caruay, Urimán y Antabare. Esta abundante hidrografía nutre las extensas llanuras siempre verdes, así como los saltos y cascadas que se forman dentro de la espesura de selvas y bosques, donde han sido clasificadas una gran cantidad de especies de flora y fauna endémica, es decir, únicas en el mundo.

 
Ubicado en el Parque Nacional Canaima (lado oriental), estado Bolívar

Espacio Megabiodiverso

Más allá de la etnia Pemón que ha habitado la zona desde sus más remotos ancestros, el sector oriental del Parque Nacional Canaima está considerado un espacio megadiverso desde el punto de vista de flora y fauna. Solo en la Gran Sabana han sido clasificadas más de 20 mil especies de orquídeas, y alrededor de 300 especies vegetales endémicas como Achnopogon, Chimantaea, Quelchia, Tepuia, Mallophyton y Adenanthe, y algunos géneros carnívoros como Bromelia, Drosera, Heliamphora y Utricularia.

Entre la variada fauna que en su mayoría tiene como hábitat los bosques húmedos que bordean la base de los Tepuys, destacan oso hormiguero, puma, nutria gigante, pereza y mono araguato, además de una gran diversidad de aves tropicales como guacamaya enana, loros y tucanes, y algunas especies en riesgo de extinción como oso palmero, danta, tigrillo o gato de monte y jaguar, ratón de Roraima, comadreja coligruesa, cuspón o cachicamo gigante, y águila arpía.

La Gran Sabana

La Gran Sabana es uno de los lugares más impresionante del mundo, es el génesis del planeta. Está ubicada al sureste de Venezuela, estado Bolívar, en el macizo guayanés y se extiende hasta la frontera con la hermana República de Brasil. Esta inmensidad, tierra de indígenas pemones, cuenta con muchos ríos, cascadas y quebradas; valles profundos y extensos; selvas impenetrables, cuevas y cavernas; y sabanas que alojan una gran cantidad y variedad de especies vegetales, una fauna diversa y las mesetas, mejor conocidas como tepuyes. Esta gran extensión de territorio forma parte del Parque Nacional Canaima (lado oriental), el cual cuenta con más de 3 millones de hectáreas de territorio, condición que lo sitúa como el Parque Nacional más grande de Venezuela y entre los 6 más grande del mundo.

En la actualidad, algunos atractivos que conforman La Gran Sabana son de fácil acceso y puedes llegar sin necesidad de ir en vehículos 4x4.

Durante la época de la conquista y la colonia, la amplitud de los territorios de Guayana y sus riquezas naturales dieron origen a la leyenda de El Dorado, la cual llamó la atención de aventureros, exploradores y colonizadores. Éstos, eventualmente se acercaron a estas tierras en busca de oro, piedras preciosas y otros productos valiosos. De ahí empezó la exploración de un territorio tan amplio y difícil de acceder que hasta la fecha posee varias zonas a las que nadie ha llegado.

Cómo Llegar

Se requieren por lo menos 6 días y 5 noches para hacer un buen recorrido a la gran sabana, seguro y de calidad.

Vía Aérea

El primer trayecto consiste en un tramo aéreo desde el Aeropuerto Internacional de Maiquetía (CCS) hasta el Aeropuerto Internacional Manuel Carlos Piar (PZO) que sólo lleva 1 hora de vuelo, pero debe incluirse las horas de espera en los aeropuertos.

Se puede llegar por vía aérea tomando vuelo hasta el pequeño aeropuerto de Santa Elena de Üairen, localizado en el sector nombrado como La Línea, justamente en la frontera con Brasil

Vía Terrestre

Desde cualquier lugar del país hay que llegar al puente Angostura sobre el río Orinoco para llegar a Ciudad Bolívar y luego a Puerto Ordaz. O por el Puente Orinoquia que llega directamente a Puerto Ordaz. Luego viene un largo periplo vía terrestre que inicia en Puerto Ordaz y llega hasta la población de Santa Elena de Üairén (frontera con Brasil) y retorna nuevamente a Puerto Ordaz luego de haber recorrido los principales sitios de interés turístico de La Gran Sabana y 1.200 kms de carreteras ida y vuelta. Partiendo desde Puerto Ordaz, hay que pasar por San Félix, tomar la carretera Upata/El Dorado que transita por Guasipati, El Callao y Tumeremo hasta la población minera de Las Claritas o Km. 88, y desde allí seguir sobre la Troncal 10 hasta Santa Elena de Üairen. Todo pavimentado.

Normalmente los tours que parten desde Puerto Ordaz hacia La Gran Sabana salen a partir de las 8am, por esta razón se debe tomar las precauciones de estar temprano en Puerto Ordaz, o dormir la noche anterior en Puerto Ordaz y al día siguiente estar temprano para disfrutar del largo paseo.

Desde Puerto Ordaz hasta Santa Elena de Üairén (frontera con Brasil) hay aproximadamente 600 kilómetros, de modo que ida y vuelta son 1200 kilómetros. En la travesía se debe visitar los principales atractivos de La Gran Sabana, estas visitas deben hacerse siempre planificadamente a través de expertos tour operadores que harán lo posible por brindar al turista un recorrido bien organizado.

En la ruta encontraras la Piedra de La Virgen (una imagen natural que se observa en una inmensa roca a la orilla de la misma carretera) este es el primer lugar que se visita al iniciar la entrada a La Gran Sabana. Más adelante se encuentra el Salto Aponwao cuya caída de agua impresiona a primera vista, para llegar al lugar hay que desviarse de la carretera principal, luego llegar a un muelle y tomar una embarcación (lancha - bote) que le trasladará hasta un sendero que debe recorrer a pie para finalmente encontrarse con esta maravilla natural. Luego vienen los Rápidos de Kamoirán (allí se debe colocar combustible ya que hay muy pocas estaciones de servicio en la zona y el combustible es escaso) en este lugar hay un modesto hotel que sirve para pasar una noche. También hay un campamento cerca de esa zona llamado Chivatón que muchos tours operadores lo utilizan para alojar a los turistas.

A modo de referencia y haciendo un estimado de la ruta a transitar desde tres ciudades importantes al norte, este y oeste del país, podríamos decir que desde Caracas hasta Piedra de la Virgen hay que recorrer unos 1040 km, desde Maracaibo serían poco más de 1600 km y desde Cumaná alrededor de 820 km. A unos 10 minutos de la población de Las Claritas donde hay estación de servicio para surtir combustible, se alza imponente la Piedra de la Virgen. Este magnífico monumento natural es la puerta de entrada al sector oriental del Parque Nacional Canaima , y parada obligada a visitantes y turistas dispuestos a disfrutar una enriquecedora aventura.

Atractivos sobre la ruta

No es necesario viajar en vehículo de doble tracción para llegar a Santa Elena de Üairen por la Troncal 10, aunque en el camino hay desvíos que conducen a espléndidos espacios naturales que solo pueden disfrutarse trasladándose en rústicos. Así, desde Piedra de La Virgen se llega hasta el Monumento al Soldado Pionero, luego hay un sendero boscoso que se hace a pie hasta el Salto El Danto. Allí comienza Sierra de Lema donde nace el río Aponwao que forma una cascada de más de 100 metros de altura. Hay excursiones para cruzar el río en curiara, caminar hasta el mirador del Chinak-merú, nombre indígena del Salto Aponwao, y seguir el sendero hasta Pozo Escondido y Pozo del Amor.

Desvío a Kavanayen

Para llegar al Salto Aponwao es recomendable viajar en vehículo de doble tracción, pues en el kilómetro 147, muy cerca del Fuerte Luepa, hay que tomar un camino de tierra hacia la comunidad indígena de Kavanayen, donde se mantiene en pie la antigua misión de los frailes franciscanos. El paisaje es espléndido. Desde este antiquísimo asentamiento indígena se observa, magnífico, el Wei-Tepuy también conocido como la «Montaña del Sol». En el trayecto hacia Kavanayen hay un desvío que conduce al Salto Torón que tiene unos 75 metros de altura, y otro que lleva hasta Liwö-Riwö a orillas del Aponwao, donde se contratan las curiaras para la excursión a la cascada.

Sobre la vía pavimentada

Si no hay posibilidad de penetrar terrenos más agrestes, habrá que seguir sobre la Troncal 10 hasta Santa Elena de Üairen a 5 kilómetros de la frontera con Brasil, donde hay buenas ofertas de posadas, restaurantes y paquetes turísticos para los visitantes. Sin embargo, hay mucho que disfrutar a lo largo de los 220 kilómetros que hay entre la Piedra de la Virgen y la frontera con el país vecino. En el kilómetro 198 está el Salto Kawi, una breve cascada que forma una laguna sobre lajas coloradas donde el disfrute de un baño para el relajamiento es seña ineludible. Hay facilidades sanitarias, hospedaje en churuata y espacios para acampar. Un poco más adelante, sobre la carretera, están los Rápidos de Kaimorán donde hay estación de servicio, restaurante y posada.

De Kama-Merú a Arapan-Merú

Sobre la carretera, en el kilómetro 201, está el Salto Kama con más de 50 metros de caída libre. Este lugar generoso en buenas energías ofrece un magnífico paisaje para contemplar, y posada, espacios para acampar, restaurante, venta de artesanía indígena y facilidades sanitarias. Dependiendo de la temporada, visitantes y turistas pueden apuntarse a un paseo en curiara por la laguna que el Salto Kama forma con aguas del río Aponwao. Un poquito más adelante está Arapan-Merú o Quebrada Pacheco con magníficos accidentes naturales que van desde saltos muy breves con pozos para bañarse hasta un espectacular tobogán natural. Allí también hay área para acampar y facilidades sanitarias.

En la vía hacia Kumarakapay

Después de pasar el río Yuruaní donde los más aventureros practican rafting, y el balneario Soroape con sus cascadas y toboganes en el kilómetro 244, se llega a la población de San Francisco de Yuruaní en el kilómetro 250 de la Troncal 10. Su nombre indígena es Kumarakapay, que en lengua nativa quiere decir el «lugar de las tijeretas», una especie de ave muy parecida a la golondrina. Podría decirse que entre la Piedra de la Virgen y Santa Elena de Üairen, esta es la comunidad indígena más transitada, pues además de tener servicio de alojamiento, restaurantes y facilidades sanitarias, es el punto de encuentro por excelencia de los excursionistas que planean explorar el Roraima Tepuy.

Kako-Parú, monumento natural

Este es uno de los lugares más apreciados por los turistas que se desplazan sobre la Troncal 10. Está ubicado en el kilómetro 273 de la vía principal. Se caracteriza por sus aguas cristalinas de poca profundidad que se desplazan sobre lajas de cuarzo y sílice color rojo. Su nombre más común es Quebrada Jaspe, un paraje de belleza inusual decretado Monumento Natural para garantizar su conservación. Y en el kilómetro 178, ya casi llegando a Santa Elena de Üairen, está Cascada Agua Fría y la Puerta al Cielo, dos lugares que vale la pena explorar. La recomendación es utilizar calzado antiresbalante para caminar por un terreno bastante empinado sobre lajas de piedra muy pulidas y transitadas por chorros de agua.

Solo a bordo de rústicos

Para llegar hasta otros lugares de espectacular belleza es necesario viajar en vehículos de doble tracción. En Santa Elena de Üairen hay operadoras turísticas que ofrecen buenos paquetes con diferentes destinos. Pero, en general, veamos cuáles son los que no tendrían discusión a la hora de elegir.

De El Paují a Icabarú

El Paují es un pueblito localizado a un par de horas de Santa Elena de Üairen. Hay que transitar una carretera de tierra para llegar a esta comunidad con fama de bohemia, donde hay posadas, restaurantes y áreas para acampar. El entorno natural de El Paují también es encantador. Entre sus atractivos destacan Salto Catedral, Salto La Vaca y Salto Esmeralda. Ascender el Woipan Tepuy, conocido como El Abismo o el «borde de La Gran Sabana», es un reto que requiere buena condición física para escalar una meseta de 1053 metros de altura, hasta llegar a la cima para divisar la selva amazónica. Y, para cerrar este aparte, llegar a Ikabarú, en la frontera con Brasil, podría ser otro reto interesante para visitantes y turistas.

De los imponentes tepuys

Estas islas ecológicas se observan enormes, imponentes, desde cualquier lugar de la Gran Sabana. Se han contado unos 80 Tepuys distribuidos a lo largo y ancho de esta magnífica planicie venezolana. Pero, entre los más destacados podríamos mencionar el macizo Chimantá con diez mesetas aisladas que, en total, ocupan una superficie de 1470 km² y una elevación máxima de 2700 msnm, léase metros sobre nivel del mar.

Otra de estas magníficas islas ecológicas es Matawi-tepuy o Kukenan por su nombre criollo, con una altura de 2.680 msnm. De entre sus entrañas brota el salto que lleva su nombre con 610 metros de caída libre, la cuarta cascada más alta del mundo y la segunda del país. Pero, además, en Kukenan Tepuy nace el río Caroní que recorre 952 kilómetros hasta su confluencia con el Orinoco.

Y, como es imposible cerrar el capítulo de las islas ecológicas sin mencionar la musa de Sir Arthur Conan Doyle en su «Mundo Perdido», diremos que Roraima Tepuy es el más alto de la Gran Sabana con 2810 msnm. También se conoce como «Montaña Azul» o «Montaña de Cristal» por la cantidad de cuarzos que definen su misteriosa geología. Esta montaña sagrada donde algunos creen que habitan seres extraterrestres, tiene alrededor de 200 kilómetros de superficie en su cima, donde destaca el llamado «punto triple» o hito fronterizo entre Brasil, Guyana y Venezuela. Por tratarse de un escenario fascinante y muy transitado por escaladores y turistas, pronto le dedicaremos un artículo con más detalles.

Qué había antes de la Gran Sabana

Para entender la evolución de los procesos naturales se necesitan muchos años de estudio e investigación. Por eso los científicos se preguntan qué había hace miles de años sobre una planicie de suelos frágiles, erosionados, tan pobres en nutrientes que limitan la regeneración natural de sus ecosistemas y blanco de incendios forestales que, sin remedio, harán cada vez más extensa la Gran Sabana. Y aunque estos espacios sean inspiradores, la degradación de los ecosistemas naturales desdibujará del panorama flora y fauna, y entre otras cosas, afectará la cuenca alta del río Caroní con todas sus consecuencias.

Recomendaciones al visitante

• La circulación de vehículos está limitada a las vías permitidas. Abrir picas para experimentar nuevas aventuras está prohibido porque daña el ecosistema.
• Los conductores deben respetar los límites de velocidad y estacionar solamente donde esté permitido.
• Solamente se debe acampar en las áreas acondicionadas para tales fines.
• La naturaleza es para contemplarla. Entonces, se agradece no llevar plantas, especies animales o piezas minerales de la Gran Sabana a modo de souvenir.
• Para evitar incendios de vegetación es importante evitar la tentación de hacer una fogata. Se recomienda utilizar cocinitas para campamento y evitar lanzar colillas de cigarrillos.
• Los desperdicios deben ser depositados solamente en los contenedores para basura.
• Respetar el horario de los balnearios, evitar ingresar con envases de vidrio y nunca olvidar recoger la basura.
• Los productos de aseo personal deben ser biodegradables para evitar degradar la calidad de ríos y cascadas. Usar jabón azul es buena idea.

 

Por favor, Haga sus Comentarios