GUAYANA

Una urbe edificada por encargo

La riqueza mineral de la zona impulsó la creación de un parque industrial, que solo estaría completo si se edificaba una ciudad donde sus residentes pudieran echar raíces

Destino Guayana: Una urbe edificada por encargo | Información turistica de Guayana
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 95 de 100 basado en 96 valoraciones de los usuarios

Introducción

¡Oh! Edén, tus preciosas cascadas
polemizan la magia del mar,
con sus risas coquetas de hadas
y matiz de Natura sin par…

Del himno del Municipio Caroní, capital Ciudad Guayana
Letra y música de Armando Yánez Caicedo

Ciudad Guayana tiene una historia muy peculiar. Se dice que ha sido la única ciudad planificada del país. Y, aunque en efecto su desarrollo respondió en alguna medida a un diseño original, muchos proyectos solo quedaron dibujados en los planos de la urbe soñada, estratégicamente ubicada al sur del país, en la confluencia de los ríos Orinoco y Caroní.

La fusión del viejo pueblo de San Félix con un Puerto Ordaz entonces apenas en pañales y la zona industrial de Matanzas todavía en construcción, es lo que actualmente se conoce como Ciudad Guayana.

Fue Don Rómulo Betancourt quien colocó la primera piedra en el acto oficial de la séptima fundación de Santo Tomé de Guayana, en las inmediaciones del Parque La Fundación, ubicado San Félix. Sin embargo, no fue sino hasta el 21 de diciembre de 1979 cuando se estrenó, en Gaceta Oficial, el nombre de Ciudad Guayana.

Destino Guayana: Una urbe edificada por encargo
Promociones Turismo Venezuela

Una mirada al pasado

Para entender el presente de Ciudad Guayana, vale la pena echar un vistazo en retrospectiva. Estas tierras localizadas en el estado Bolívar fueron paso obligado de expedicionarios que perseguían el sueño de El Dorado. Así fue como Diego de Ordaz se estableció en las márgenes del Orinoco en 1531 y Antonio de Berrío fundó por primera vez Santo Tome de Guayana en 1595.

De la fundación de Puerto de Tablas no hay fecha exacta, aunque los cronistas estiman que ocurrió alrededor de 1770. Sin embargo, fue en 1888 cuando el clero decidió encomendar aquel centro poblado a la Virgen de la Inmaculada Concepción, su santa patrona desde entonces -quizás por su cercanía con la Misión de la Purísima Concepción de Nuestra Señora del Caroní fundada en 1724- y, además, rebautizarlo con el nombre de San Félix.

A diferencia del viejo pueblo de San Félix donde las familias tendrían hasta tatarabuelos lugareños, Puerto Ordaz era apenas una urbe en ciernes cuando se fundó el 9 de febrero de 1952. Entonces, no era más que un campamento de la Orinoco Mining Company, empresa norteamericana contratada para la extracción del mineral de hierro, y precursora de empresas básicas como Ferrominera Orinoco, FMO, y Siderúrgica del Orinoco, Sidor.

Anécdotas de una ciudad por encargo

A finales de 1960 se creó la Corporación Venezolana de Guayana, CVG, para que organizara la explotación sustentable de los recursos naturales de una zona tan rica como el sur del país. Sus técnicos sabían cómo manejar la minería de hierro, bauxita, oro y diamantes, entre otras, así como el potencial forestal y el aprovechamiento del río Caroní para generar la energía hidroeléctrica que demandarían las industrias básicas. Pero, sus conocimientos para diseñar una ciudad bien articulada, eran limitados, y por eso contrataron el servicio especializado del Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT, y la Universidad de Harvard.

Los planos mostraban una ciudad cosmopolita cuya construcción dependía no solo de una prevista inversión económica, sino de varios años sin más intervención urbana que la proyectada por los expertos. Pero ocurrió justamente lo contrario, pues la construcción de la zona industrial atrajo a centenares de obreros de todo el país, quienes necesitaban techo para descansar tras la dura jornada laboral. El magnífico puente con vía para automóviles, trenes, bicicletas y paso de peatones que uniría Puerto Ordaz y San Félix estaba apenas en planos. Solo había paso en chalanas. La opción de los trabajadores fue invadir terrenos aledaños a su zona de trabajo, léase Puerto Ordaz, para levantar allí sus precarias viviendas.

Los planificadores de Puerto Ordaz no podían permitir el desarrollo urbano desordenado, pues el proyecto de la ciudad más moderna de las Américas se iría al traste. Apostaron a una práctica solución. La mayoría de los obreros eran hombres jóvenes y solteros ajenos al estado Bolívar que habían dejado atrás sus casas y sus familias. Llegaban pocas mujeres porque para ellas las oportunidades de trabajo eran muy estrechas. Y, la mayoría de las que llegaban se dedicaba a lo que dicen que ha sido el oficio más antiguo del mundo.

Para forzar el desalojo de terrenos invadidos, CVG construyó el primer puente sobre el río Caroní. Tenía una sola vía por donde transitarían buses con los obreros desde San Félix a Puerto Ordaz y viceversa. Además, urbanizó terrenos en el viejo pueblo con acueductos y cloacas, y ofreció créditos y asesoría para autoconstrucción de viviendas a los trabajadores con familia. Y, para animar la fiesta, organizó jornadas de matrimonios colectivos y reconocimiento de hijos, donde más de un trabajador se casó con su meretriz favorita y hasta le adoptó a los hijos, si los había. Así se consolidaron familias y urbanizaciones en San Félix, donde aún se pueden observar humildes ranchitos al lado de buenas casas.

Estas crónicas, entre tantas más, están registradas en libros escritos por profesionales de distintas disciplinas y cronistas de la época que vivieron el proceso de creación de Ciudad Guayana. Los testimonios escritos en Inglés reposan en la Biblioteca de la CVG. Ideal mandarlos a traducir al español para asegurar que no se pierdan detalles de la historia real.

Promociones Turismo Venezuela

Cómo recorrer Ciudad Guayana

Además de ser paso obligado cuando se viaja por vía terrestre para empalmar con la Troncal 10 hasta Santa Elena de Üairén, atravesando la Gran Sabana en el sector oriental del Parque Nacional Canaima, Ciudad Guayana es destino de interés para viajeros y turistas interesados en el pasado y presente de un lugar lleno de historia y riquísimo en recursos naturales. Veamos cómo recorrerla entrando por la zona industrial de Matanzas, donde se localizan las industrias básicas que procesan minerales como el hierro que se convierte en acero y la bauxita en aluminio. Algunas de estas plantas ofrecen visita guiadas a sus instalaciones.

Desde Guri hasta Macagua

Guri, Tocoma, Caruachi y Macagua conforman la escalera de presas del Complejo Hidroeléctrico del bajo Caroní, sistema que provee alrededor de 70% de la energía eléctrica que consume el país. Aun cuando Macagua I -Planta Hidroeléctrica Antonio José de Sucre- fue la primera en construirse entre 1956 y 1961, la más emblemática es la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, antes Raúl Leoni y siempre mejor conocida como represa de Guri, considerada una de las más grandes del mundo, con un embalse o lago artificial que supera los 4 mil km2. Vale la pena apuntarse a una visita guiada para observar su funcionamiento. Desde Ciudad Guayana son 100 kilómetros a través de la Troncal 19.

Piedra del Elefante

Aproximadamente a mitad de camino entre Ciudad Guayana y Guri está la famosa Piedra del Elefante, un monumento natural que se reconoce desde la distancia, pues se trata de una enorme montaña de piedra con la forma del mamífero terrestre más grande del planeta. Vale la pena desviase para observarlo de cerca y subir a la cumbre, solo si quien va al volante es un experto en el manejo de vehículos rústicos sobre terrenos resbalosos.

Ruinas Misiones del Caroní

Este es un magnífico Monumento Histórico Nacional desde 1960, pues en tiempos remotos fue la sede de la Misión de la Purísima Concepción del Caroní, donde estaba además la casa principal de los frailes Capuchinos encargados de evangelizar a los pueblos indígenas de la región de Guayana. De las ruinas de aquella edificación colonial queda en pie la capilla, el campanario y emblemático mural con imágenes que representan el Sol y la Luna, ángeles, santos y otras figuras celestiales. Vale la pena visitar las Ruinas de las Misiones del Caroní. Para llegar se recorren 18 kilómetros desde la Av. José Gumilla para empalmar con la Troncal 19, siguiendo las señales.

De parques y áreas verdes

Del lado de Puerto Ordaz hay emblemáticas zonas verdes que todo visitante debe conocer para conectar con la Naturaleza y sus infinitas bondades. Veamos:

Parque La Llovizna

Esta maravilla natural moldeada por el hombre está localizada sobre la Av. Leopoldo Sucre Figarella, justamente frente al distribuidor de la represa Macagua II. Tiene una extensión de 160 hectáreas llenas de flora y fauna local, caminerías, pequeñas islitas y un mirador desde donde se observa una espectacular caída de agua que, por la fuerza del viento, salpica como si fuera una llovizna. Tiene estacionamiento, fuente de soda y facilidades sanitarias. Puede visitarse de martes a domingo.

Parque Cachamay

Esta es otra obra de arte de la Naturaleza. Junto al Parque Punta Vista, se extiende sobre 52 hectáreas que incluyen un amplísimo mirador desde donde se observan los saltos y cascadas, y los rápidos que se forman por la energía de las aguas del Caroní. Está ubicado sobre la Av. Guayana, puede visitarse de martes a domingo, tiene estacionamiento, fuente de soda y facilidades sanitarias, además de monos muy traviesos que suelen llegar de improvisto para llevarse la merienda del visitante concentrado en el paisaje.

Parque Löefling

Este espacio natural que lleva el nombre del botánico sueco Pehr Löefling, quien se dedicó a estudiar flora y fauna guayanesa durante el año 1754, está ubicado dentro del Parque Cachamay. Funciona como parque zoológico con animales en cautiverio como caimanes, babas, perros de agua, dantos, chigüires, lapas, serpientes y tortugas, entre otras especies. También hay una variedad de orquídeas y árboles autóctonos de la flora guayanesa.

Ecomuseo del Caroní

Es imperdible la visita a esta edificación de vocación cultural, ubicada dentro de la Central Hidroeléctrica Antonio José de Sucre, en Puerto Ordaz. Desde su inauguración en 1998, el Ecomuseo del Caroní organiza visitas guiadas, exposiciones artísticas, actos culturales y actividades educativas. Desde el interior de la edificación se puede observar la casa de máquinas de Macagua. La entrada es gratuita.

Plaza del Agua

Este es otro espacio público que todo viajero debe visitar. Es un corredor donde se le rinde homenaje al agua, noble elemento natural que el hombre convierte en energía eléctrica. Desde este escenario al aire libre y sus áreas de recreación, se observa, magnífica, la Central Hidroeléctrica Macagua II, sobre la Av. Leopoldo Sucre Figarella, antes de tomar el puente que conduce a San Félix.

Sobre tierras de San Félix

Visitar el Parque La Fundación, sobre la Av. Gumilla, es de rigor. Allí está la primera piedra de la séptima fundación de Santo Tomé de Guayana que, como dijimos en líneas precedentes, dio paso a la Ciudad Guayana de hoy día. Además, en estos espacios verdes hay piezas, estructuras y esculturas emblemáticas de cada una de las empresas básicas de la zona de Guayana.

De paseo por el Malecón

Ubicado en el casco central de San Félix, es un lugar de esparcimiento a orillas del río Orinoco, donde hay áreas verdes, jardines y caminerías para el disfrute de lugareños, visitantes y turistas. Además, hay un monolito en honor al prócer Manuel Carlos Piar. Desde un punto del malecón se observa, a la distancia, el encuentro de dos ríos imponentes, Orinoco y Caroní, cuyas aguas se juntan después de recorrer, en paralelo, una distancia de alrededor de 3 kilómetros.

Paso a nado entre Orinoco y Caroní

En abril de este año 2019 se realizará la edición XXIX del Paso a Nado de los ríos Orinoco y Caroní, un espectáculo deportivo que no solo representa un verdadero reto para los atletas que se aventuran a hacerlo, sino un atractivo turístico que vale la pena disfrutar. Cada año se agregan nuevos nadadores de cualquier lugar del país, convirtiendo esta iniciativa que nació hace ya 29 años, en una reconocida competencia acuática de muy alto nivel.

Viaje en catamarán

Paseo obligado para todo visitante que quiera navegar el Caroní y observar, desde cerca, el encuentro de sus aguas con las del magnífico río Orinoco. Sin embargo, esta no es la única ruta que ofrece puertorinoco.com. Esta operadora turística tiene catamaranes y lanchas que parten desde el muelle del Club Náutico de Puerto Ordaz, para llevar al turista a hacer un recorrido por el puerto minero de Ferrominera Orinoco, visitar Isla Fajardo, pasar por las cascadas del Parque La Llovizna, las caídas de agua del Cachamay y terminar en la playa Pica Pica donde es de rigor un refrescante baño en el río.

Castillos de Guayana

Es cierto que los Castillos de Guayana están en el estado Delta Amacuro y no precisamente en el perímetro de Ciudad Guayana. Sin embargo, vale la pena recomendar la visita a estas fortalezas de gran valor patrimonial, pues están ubicadas a unos 30 kilómetros de San Félix, vía Piacoa.

El Castillo de San Francisco de Asís o Fuerte Villapol se edificó entre 1678 y 1684, mientras el Castillo de San Diego de Alcalá o Fuerte Campo Elías se comenzó a construir en 1734. Ambos fueron escenarios de innumerables batallas contra piratas ingleses, franceses y holandeses, quienes pretendían penetrar territorio venezolano a través del Orinoco, en busca del El Dorado.

Los Castillos de Guayana fueron restaurados en 1897 por Joaquín Crespo, quien los renombró como Fuerte Villapol y Fuerte Campo Elías para honrar la memoria de héroes patriotas que, aun cuando eran españoles de nacimiento, murieron por la independencia de Venezuela.

Cómo llegar a ciudad guayana

Por Vía aérea

Aterrizando en el Aeropuerto Internacional Manuel Carlos Piar, en Puerto Ordaz.

Por vía terrestre

• Desde Caracas recorriendo un trayecto de 674 kilómetros desde la autopista Valle – Coche o Troncal 9, tomando la carretera 16 vía Palital - La Viuda, para empalmar con la Troncal 19 hasta llegar a la Av. Antonio de Berrío, en Ciudad Guayana.

• Desde Maracaibo son 1235 kilómetros que se recorren desde la Troncal 17 hasta la Troncal 1 o autopista San Cristóbal - La Fría hasta la Av. Florencio Jiménez o Troncal 1 para empalmar con la autopista Barquisimeto – Acarigua o Troncal 4 hasta la autopista José Antonio Páez o Troncal 13 vía Palital - La Viuda hasta llegar a la Av. Antonio de Berrío en Ciudad Guayana.

• Desde Cumaná es un trayecto de poco más de 460 kilómetros desde la autopista Antonio José de Sucre o Troncal 9 hasta la carretera 16 vía Palital - La Viuda para empalmar con la Troncal 19 hasta la Av. Antonio de Berrío en Ciudad Guayana.

• Desde Mérida son aproximadamente 1164 kilómetros de distancia, saliendo por la carretera Trasandina o Troncal 7 hasta la carretera de Apartaderos – Barinitas para empalmar con la autopista José Antonio Páez o Troncal 5, empalmando con la Troncal 19 hasta la Av. Antonio de Berrío en Ciudad Guayana.

Por favor, Haga sus Comentarios