Estado Amazonas

Capital Puerto Ayacucho

Este magnífico escenario natural inserto en el milenario macizo guayanés y considerado el Pulmón Vegetal del Planeta, es un territorio megadiverso a disposición de visitantes y turistas ecológicos con espíritu de aventura, dispuestos a disfrutar uno de los espacios siempre verde más fecundos del país

Estado Amazonas, Capital Puerto Ayacucho | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 74 de 100 basado en 9 valoraciones de los usuarios

Introducción

Las fábulas sobre las valientes guerreras amazonas que inspiraron las plumas de legendarios historiadores griegos como Heródoto de Halicarnaso y Diodoro de Siracusa, animaron en 1542 al conquistador Francisco Orellana a bautizar, como río Amazonas, el torrente de agua dulce más largo y caudaloso del mundo, según relata Rubén Villegas en su libro «El origen de palabras y expresiones venezolanas».

Este cuerpo de agua nace en la cordillera de Los Andes en Perú, atraviesa Colombia y desemboca en la costa atlántica de Brasil sin pasar por Venezuela. Sin embargo, su estrecha cercanía a nuestro modesto trozo de selva amazónica parece haber alentado la herencia del nombre del actual estado Amazonas, adoptado a partir del 23 de abril de 1856.

El Cantón Río Negro, que en la época colonial pertenecía a la otrora Provincia de Guayana, se extiende sobre 177 mil km² y ocupa 19.2% del territorio nacional. Sobre esta porción del antiquísimo macizo guayanés hoy conviven unos 180 mil habitantes. En su mayoría son indígenas Yanomami, Jivi, Guahibo, Piaroa, Yekuana, Piapoco, Hoti, entre otros, con credo, verbo, tradiciones y costumbres propias de su grupo étnico. Amazonas es el estado más despoblado del país. Según el censo demográfico 2011, se calcula apenas un alma por km2.

Casi 300 años tardó en desprenderse de la Provincia de Guayana para conformarse como Provincia de Amazonas. Poco después, en 1864, recibió el nombre de Territorio Federal Amazonas, capital San Fernando de Atabapo. Sin embargo, para facilitar el comercio entre la intrincada región selvática y Caracas, en 1928 se designó a Puerto Ayacucho como capital de un territorio que, el 29 de julio de 1992 según Gaceta Oficial 35.015, fue elevado a la categoría de estado Amazonas de Venezuela. Al norte limita con los estados Apure y Bolívar, al este con Brasil y el estado Bolívar, al sur con Brasil y al oeste con Colombia.

 
Capital Puerto Ayacucho

ANTES Y DESPUÉS DE COLÓN

Miguel Ángel Pereira es uno de los pocos investigadores que ha estimado la población precolombina y la evolución demográfica de esta zona de tránsito fluvial ubicada al sur del país. Según sus cálculos, los nativos de las tribus trashumantes que se desplazaban a través del río Casiquiare que conecta -dato curioso- con las cuencas del Amazonas y del Orinoco, y sus ríos tributarios, sumaban entre 63.442 y 109.250 habitantes de las más variadas etnias indígenas que no solo padecieron la embestida española, sino también la cruel reducción y exterminio por parte de los verdugos portugueses que llegaron a América.

En el Amazonas venezolano se libraron muchas batallas. Mientras los emisarios de la corona española se empeñaron en someter a los pueblos indígenas para conquistar el territorio y apoderarse de todas sus riquezas, los conquistadores portugueses pretendieron esclavizar a los nativos para forzarlos a trabajar en las factorías del estado de Pará, al norte de lo que hoy conocemos como República Federativa de Brasil. La perversa estrategia de reducir al aborigen les resultaba más barato que importar negros africanos como mano de obra.

Además de españoles y portugueses, también Inglaterra y Francia se sumaron a la cruzada de descubrimientos de nuevos mundos en América, Asia y África a finales del siglo XV. Pero los sacerdotes jesuitas no estaban dispuestos a ceder más territorio del que los portugueses ya habían conquistado en el actual Brasil. Reclamaron al Rey de España la invasión lusa en América del Sur, y reforzaron el proceso de reducción y catequización de los indígenas, hasta que en 1750 ambos países zanjaron sus diferencias al firmar el Acuerdo de Madrid.

 

PUERTO AYACUCHO, ANTES PERICO

El estado Amazonas tiene 7 municipios autónomos y 25 parroquias civiles. San Fernando de Atabapo, San Carlos de Río Negro y La Esmeralda son sus tres ciudades más importantes, además de su capital Puerto Ayacucho fundada el 9 de diciembre de 1924 por Santiago Aguerreverre, ingeniero geólogo encargado de construir la vialidad entre ese centro poblado y Puerto Samariapo en las márgenes del río Orinoco.

Según refiere el escritor A. Tirado Medina en su libro «Un viaje a Río Negro», edición 1926, el nombre de la actual capital de Amazonas no era Puerto Ayacucho sino Perico, y fue Juan Vicente Gómez quien ordenó cambiar la denominación antes de su fundación. Aunque Amazonas es una región selvática por excelencia, su basta geografía incluye bosques, llanuras y sabanas; serranías, picos y montañas, y ríos como el Orinoco, el Guainía, el Padamo y el Negro, entre tantos más, que con sus afluentes nutren su generosa hidrografía.

Amazonas no está a la mano, pero las bondades de este magnífico escenario natural sí están a la orden de turistas ecológicos con espíritu de aventura. A Puerto Ayacucho se puede llegar por vía aérea aterrizando en el aeropuerto Cacique Aramare. También hay rutas terrestres, aunque son bastante precarias. Embarcarse en un bongo para navegar ríos y riachuelos, y disfrutar de la exuberante vegetación húmeda tropical con sus olores y sus colores, y contemplar los magníficos accidentes geográficos mientras se sortean lajas y raudales, es expedición de rigor para hurgar en uno de los territorios más fecundos del país.

PLETÓRICA FLORA Y FAUNA

En la selva amazónica, donde el agua fluye generosa, el clima lluvioso con estrecho margen de sequía al año, favorece el desarrollo de frondosa vegetación y el hábitat para abundante variedad de fauna. Nuestra Amazonas no es la excepción. Aunque existen infinitas especies de flora y fauna aún sin clasificar, se estima que allí crecen unas 4000 especies de plantas superiores, de las cuales más de 1500 son endémicas de la región. Además, se reconocen 60 tipos de vegetación con alto porcentaje de endemismo. El caucho (Hevea benthamiana) conocido como «goma seringa», «goma fina», «jacia» o «seringa blanca» es vital para la industria automotriz, símbolo del estado Amazonas y, por supuesto, su árbol emblemático.

Pavón, lau-lau, sapoara, temblador, raya, caribe, piraña, bagre y guabina son algunos peces que albergan nuestros ríos amazonenses. En aquella inmensidad siempre verde conviven mamíferos como pumas, jaguares, venados, dantas, zorros y monos, y el oso palmero en peligro de extinción. En igual condición está el caimán del Orinoco que comparte hábitat con otros reptiles como babas, tortugas, morrocoyes y un amplio crisol de víboras como anaconda, tragavenado, cascabel, cuaima y mapanare. Entre las aves más representativas destaca el gavilán, la guacamaya, la catana, el pájaro carpintero, el paují, el pato silvestre y el tucán, además de la magnífica águila arpía, también en peligro de extinción.

SABORES ABORÍGENES

La tortuga preparada en su carapacho es quizás el plato más emblemático del estado Amazonas. La gastronomía local también ofrece pisillo de pescado, y guiso de paují, pato silvestre, pavo o gallina. Cualquier platillo se sirve acompañado de plátano verde o maduro, y una porción del típico mañoco elaborado con yuca amarga. Para coronar el menú selvático, nada mejor que componer el plato principal con un toque de picante de catara y bachaco culón, y beber algún jugo de manaca y ceje, túpiro o tomate de Amazonas, pijiguao, moriche, cocura, curuba, copoazú o la piña silvestre que abunda por todo el territorio.

ARTE INDÍGENA

Entre las piezas utilitarias más preciadas del arte indígena destacan las cestas de hojas de palma de moriche, ceje, cucurito, cumare o chiquichique, así como chinchorros y hamacas, bolsos, vestidos y guayucos, y demás indumentaria elaborada con hilos de sus propios telares. La creatividad aborigen le ha dado forma a más de un centenar de instrumentos musicales como las flautas de bambú, a sinfín de enseres domésticos y a gran variedad de adornos corporales con diseños vinculados a su mitología. En madera tallan desde bancos en forma de animal hasta las curiaras que les sirven como medio de transporte fluvial. En la Plaza Rómulo Betancourt de Puerto Ayacucho -conocida como Plaza de Los Parientes- se reúnen los artesanos para vender sus piezas de arte aborigen.

ECONOMÍA Vs NATURALEZA

Amazonas es un territorio megadiverso. Además de la riqueza biológica y cultural que alberga su inmensa geografía, es fuente de minerales tan cotizados como oro y diamantes, entre tantos más, cuya penosa explotación irracional atenta, desde hace muchos años, contra la sustentabilidad de un frágil ecosistema considerado el «Pulmón Vegetal del Planeta». Aparte de la minería ilegal que agrede el ecosistema porque contamina los cuerpos de agua y promueve la deforestación, la actividad económica es muy pobre. La población se alimenta de la agricultura sin métodos de producción sostenibles, y de la caza y la pesca cada día más escasa. El desarrollo del turismo ecológico es la faena que se debe impulsar para preservar y conservar la principal reserva ecológica del territorio venezolano.

ÁREAS PROTEGIDAS

Las áreas protegidas son espacios geográficos que los países administran bajo protocolos especiales, con miras a conservar tanto su biodiversidad natural y cultural, como los bienes y servicios ambientales que ofrecen a la sociedad. La Reserva de Biosfera Alto Orinoco y la Reserva Forestal Río Parguaza son dos áreas bajo régimen de administración especial en el estado Amazonas. Además, están bajo protección cinco monumentos naturales y cuatro parques nacionales.

Monumentos Naturales

• Cerro Autana decretado el 12 de diciembre de 1978. Tiene una superficie de 30 hectáreas y está al norte de la Amazonía venezolana entre los ríos Cuao y Autana.

• Piedra del Cocuy está cerca de los hitos fronterizos con Brasil y Colombia, tiene 15 hectáreas y fue decretada el 12 de diciembre de 1978.

• Formación de Tepuyes que cubre más de 500 mil km² sobre el Macizo Guayanés, fue decretado Monumento Natural el 18 de enero de 1991.

• Piedra Pintada tiene 1425 hectáreas, está al sur de Puerto Ayacucho sobre la margen derecha del río Orinoco y fue decretada el 5 de junio de 1992.

• Piedra La Tortuga es una antiquísima formación de roca granito cubierta de vegetación, abarca 525 hectáreas y fue decretada el 5 de diciembre de 1992.

Parques Nacionales

Parque Nacional Serranía La Neblina establece límites entre el sur de Venezuela y Brasil, tiene 1 millón 360 mil hectáreas y fue decretada como Parque Nacional el 12 de diciembre de 1978.

Parque Nacional Cerro Yapacana también se creó el 12 de diciembre de 1978, se localiza en la confluencia de los ríos Orinoco y Ventuari, y tiene una superficie de 320 mil hectáreas.

Parque Nacional Duida-Marahuaca, con 210 mil hectáreas, también se sumó al sistema de parques nacionales el 12 de diciembre de 1978.

Parque Nacional Parima Tapirapeco es el Parque Nacional más extenso de Venezuela con 3 millones y medio de hectáreas. Se ubica en la Sierra de Parima donde nace el río Orinoco y fue creado el 1° de agosto de 1991.

DE ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES

• Entre las costumbres ancestrales indígenas destaca el ritual mortuorio de incinerar a sus chamanes, preparar una bebida con las cenizas y repartir un sorbo a cada miembro de la comunidad para que todos reciban el legado de la sabiduría.

• Cuando el muerto no es un sabio o chamán, colocan el cuerpo en una rústica cajita de madera que suben a alguna colina utilizada a modo de cementerio, desde donde el espíritu del hermano indígena llegará en paz a la montaña sagrada, el Cerro Autana.

• Charles Brewer Carías fue la primera persona en llegar al Cerro Autana en diciembre 1975, pero subió en helicóptero. Sin embargo, en esa misma fecha escalaron la montaña sagrada el merideño Carlos Reyes, el caraqueño William Pérez, y los montañistas ingleses David Nott y Steve Black.

• Quien quiera encontrar el amor debe pedírselo con Fe a las ánimas de los caños Taguaneni, Cheni y Boca Chico, y por supuesto ir a darse un baño en sus aguas. Eso cuenta una leyenda indígena. Los interesados pueden llegar por la carretera Maroa en el Municipio Guainía.

• Y los criollos también tienen sus anécdotas. Antes de la llegada de la luz eléctrica existían los «tumbadores de mujeres», hombres enamorados, y abusadores, que empujaban a las mozas pretendidas para que éstas cayeran al suelo y ahí mismo hacerles el amor…

 

Por favor, Haga sus Comentarios