Estado Apure

Capital San Fernando

Raíces africanas y europeas con genética Otomaca parecen haber definido el carácter heroico y tenaz del llanero apureño que defendió con su vida la libertad de Venezuela

Estado Apure, Capital San Fernando | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 96 de 100 basado en 14 valoraciones de los usuarios

Introducción

Las extensas planicies inundadas por chubascos llaneros en tiempos de invierno y las infinitas sabanas tapiadas de herbazal reseco por el impacto de la resolana veraniega, nos conectan enseguida con la magia de aquel territorio apureño que inspiró la prolija pluma de uno de sus hijos más ilustres, Don Rómulo Gallegos. De tan insigne venezolano no solo heredamos las abultadas letras que narran, como en su novela «Doña Bárbara», las intimidades de un país que lo considera su novelista más relevante del Siglo XX. Además, legó su nombre a la «Ruta de Gallegos» que recorre poco más de 200 kilómetros, abriendo caminos desde la capital del estado Apure hasta algunos de sus más recónditos rincones.

Ubicado al suroeste del país, el norte de Apure bordea los estados Táchira, Barinas y Guárico, colinda con el estado Bolívar al este, y limita con Colombia de oeste a sur. Se extiende sobre una superficie de 76.500 km² que representa 8,35% del territorio nacional, y según censo INE 2010, tiene una población de 377.756 habitantes. Aun cuando existe como estado desde 1864, fue en 1899 cuando consiguió su nominación como entidad independiente que, hoy día, tiene siete municipios autónomos, 26 parroquias civiles y, centros poblados de interés como Biruaca, Achaguas, Elorza, Bruzual y Guadualito, además de su ciudad capital.

Las crónicas refieren que la orden de fundar Villa San Fernando del Paso Real de Apure, o «Ciudad de la Esperanza», la dio Fernando Miyares y González -entonces Gobernador de la Provincia de Barinas- y fue ejecutada el 28 de febrero de 1788 por sus súbditos, quienes adoptaron tal denominación en homenaje a Don Fernando de Borbón. En lo que difieren los historiadores es en el origen de la coletilla «Apure». Unos afirman que es el nombre de un arbusto autóctono de los llanos apureños, otros que así se llamaba un notable cacique aborigen. Pero, el cronista Argenis Méndez Echenique asegura que el apellido de San Fernando deriva de la voz indígena que quiere decir «la tierra de más lejos que más nunca».

 
Capital San Fernando de Apure

LA RUTA DE GALLEGOS

La Ruta de Gallegos es la principal vía que conecta el paisaje apureño donde ríos, caños, lagunas y pantanos dibujan el laberinto que hidrata las sabanas con aguas del Orinoco y sus afluentes. Además del río Padre, destacan el Apure, Uribante, Arauca, Caño Orichuna, Capanaparo, Arichuna, Cinaruco, Cunaviche, Matiyure y el Meta, entre otros ríos que promueven la formación de esteros, morichales y zonas de bosque tropical con vegetación acuática.

Partiendo de San Fernando de Apure, la ruta conduce a Biruaca y pasa por San Juan de Payara hasta el puente Marisela, en honor a la hija de Doña Bárbara, la «Cacica del Arauca». Más adelante está San Rafael de Atamaica, Cunaviche y el Parque Nacional Cinaruco-Capanaparo, mejor conocido como Santos Luzardo en honor a otro personaje de la novela del notable escritor. La carretera llega a su fin en Puerto Páez, al borde del río Meta, muy cerca de su confluencia con el Orinoco.

Pero la Ruta de Gallegos no es la única carretera que conecta pueblos y caseríos apureños. Hay una segunda vía terrestre que une la capital del estado con otros centros poblados como Achaguas, El Yagual, El Samán, Mantecal, Elorza y Guasdualito, con desvío hacia Bruzual, Puerto de Nutrias y Barinas.

 

ANTES Y DESPUÉS DE COLÓN

En la Venezuela precolombina abundaban diversos grupos aborígenes. Unos errantes, otros sedentarios. Según el antropólogo Miguel Acosta Saignes, la desembocadura del río Apure en el Orinoco estaba poblada por Otomacos y Taparitas, Guanos y Yaruros, etnias que algunos autores describen como los Guaiqueríes del oriente. Cazaban y pescaban, y de la tierra aprovechaban frutos silvestres como chiga y changuango, además de batata, yuca y maíz. Utilizaban arco, flecha y macana como sus semejantes. Por su destreza para cazar piraguas enemigas con rudimentarios arpones construidos con cuerdas, fueron reconocidos como «Los piratas del Orinoco».

Narra la historia que los Otomacos fueron acérrimos enemigos de los indios Caribes que también se establecieron en el llano apureño. Según las antiguas crónicas hispánicas, batallaron a muerte contra los colonizadores hasta que los Jesuitas lograron reducirlos para fundar algunas misiones que, sin embargo, desaparecieron en 1767 cuando los Caribes se apoderaron de aquellos territorios. Más tarde, los misioneros capuchinos fundaron San Juan de Payara, Arichuna, Camaguán, San Rafael de Atamaica, Cunaviche y Guachara, centros poblados que hoy siguen de pie.

GESTA LIBERTADORA

La fusión de raíces africanas y europeas con el aderezo genético de la raza Otomaca que, aun cuando desapareció sin dejar ni un solo heredero natural, define al llanero apureño como un varón atrevido, heroico y tenaz, que se sumó a la gesta libertadora enfrentando con valentía a los ejércitos realistas en batallas tan decisivas como Mata de la Miel, El Yagual, Mucuritas, Queseras del Medio en tierras apureñas, y Boyacá, Carabobo, Junín y Ayacucho fuera de sus propias fronteras.

Narra el cronista Argenis Méndez Echenique que la recompensa por tan aguerrido desempeño del apureño en los campos de batalla no se hizo esperar. Resume que el entonces Congreso de Colombia lo premió desligando el territorio de la Provincia de Barinas para crear la autónoma Provincia de Apure, capital Villa de Achaguas, hasta 1864 cuando se eleva a la condición de estado Apure y se modifica la sede de la ciudad capital.

HISTORIA & CULTURA

Apure honra a los héroes llaneros que defendieron con sus vidas la libertad de Venezuela. En los campos donde se libraron las batallas y especialmente en San Fernando de Apure, se observan estatuas y monumentos de los protagonistas locales de la gesta libertadora.

Campo de Batalla El Yagual

En ese campo de batalla el patriota José Antonio Páez venció al realista Francisco López. El 8 de octubre de 1916 se inauguró un obelisco conocido como «El brazo de Páez» que empuña una lanza mortal.

Campo de Batalla de Mucuritas

En 1930 se inauguró un obelisco para recordar esta batalla, donde el 28 de enero de 1817, José Antonio Páez venció al realista Miguel de la Torre junto a poco más de mil aliados.

Batalla Queseras del Medio

El 2 de abril de 1819, José Antonio Páez, con apenas 150 hombres, derrotó al poderoso ejército comandado por Pablo Morillo. Esa acción le valió la membresía a la Cruz de los Libertadores.

Hato de Cañafístola

Situado en San Rafael de Atamaica, en estas tierras se reunió por primera vez el Libertador Bolívar con el General José Antonio Páez, el 30 de enero de 1818. A modo de recordatorio se erigió un sencillo obelisco.

Museo de la Llaneridad

Ubicado en la Calle Comercio de la capital apureña, estos espacios tienen bajo custodia una gran colección de antiguas herramientas utilitarias y utensilios de cocina, además de armas, fósiles, monedas, pilones, piedras de moler, cuchillos, chinchorros, alpargatas, mantos, aperos para bestias, yuntas de buey y tanto más.

Museo Arqueológico

Este recinto, también ubicado en la capital apureña, custodia alrededor de 60 piezas, en especial vasijas de cerámica prehispánica que datan de 700 años, que pertenecen a la colección arqueológica de Aníbal Martino.

TALLAS ICÓNICAS

• En la Plaza Pedro Camejo se alza una estatua en bronce del famoso lancero llanero.
• En la Av. Carabobo se observa la imagen ecuestre de José Antonio Páez a Páez dando el grito de Vuelvan Caras en las Queseras del Medio.
• En la Logia Masónica Candor, calle Sucre, hay una estatua de bronce del Libertador Simón Bolívar.
• Conocida como «SanFernandote» por su altura que alcanza 4 metros y medio, esta estatua muestra a San Fernando de cuerpo entero sobre el Paseo Libertador con Av. Caracas.

SUSTENTO APUREÑO

A pesar de las épocas de inundaciones y sequías, la agricultura y la ganadería son las principales actividades económicas del estado Apure. Cacao, caña de azúcar, frijoles, caraota, plátano, cambur, yuca, palma aceitera y árboles frutales, además de algodón y cacao, son los principales productos agrícolas, mientras el sector ganadero se orienta principalmente hacia la producción bovina y la cría de aves, el aprovechamiento de los recursos forestales se concentra en maderas de cedro, masaguaro, palo de agua, samán y saqui-saqui, y cachama, bocachimo y bagre rayado destacan entre las especies fluviales comestibles más comunes en los ríos apureños. También hay actividad minera y aprovechamiento de hidrocarburos.

FOGÓN LLANERO

En los llanos y sabanas apureñas se come sabroso. Su gastronomía típica apunta al pescado de río, pisillo de chigüire, pastel de morrocoy, guiso de galápago y carne asada en vara acompañada con casabe o yuca frita o sancochada. El pabellón veguero es otro platillo llanero con sabor netamente apureño. Está compuesto por pisillo de chigüire acompañado de arroz y tajada madura con queso blanco. Y para desayunar bien criollo, nada mejor que una arepa de maíz rellena de carne de «ganaíto», un huevo de tortuga bien sancochado y un vaso de chicha de yuca preparada al mejor estilo aborigen.

VERDE VULNERABLE

Además de sus ríos, esteros y morichales, sus paisajes de sabana tropical, y la magia de amaneceres y atardeceres llaneros, el estado Apure tiene biodiversidad bajo protección.

Parque Nacional «Santos Luzardo»

Su nombre oficial es Cinaruco-Capanaparo porque está ubicado entre estos dos ríos, sobre una superficie de 584.368 hectáreas. Fue decretado parque nacional el 24 de febrero de 1988 para proteger la biodiversidad de sus bosques de galerías, médanos, ríos, playas, islas y lagunas, así como su flora y fauna endémica.

Parque Nacional Río Viejo

Estos espacios fueron declarados parque nacional el 5 de junio de a992, con el objetivo de proteger la reserva forestal de San Camilo y la selva del Cutufí. Tiene una superficie de 80 mil hectáreas, está localizado al sur del estado en la frontera con Colombia y alberga diversidad de especies de flora y fauna, gracias a sus abundantes recursos hídricos.

Parque Nacional El Tamá

Este parque nacional de 139 mil hectáreas fue decretado el 12 de diciembre de 1978, y aunque solo tiene 10% de su superficie total en el estado Apure -el resto en Táchira- vale la pena mencionarlo porque resguarda las nacientes de ríos tan importantes como el Sarare, Cutufí, Quinimira y río Negro, entre otros, así como flora y fauna endémica y en peligro de extinción.

Hato El Cedral

Con 53 mil hectáreas sobre los llanos apureños, el Hato El Cedral es refugio de las especies de fauna silvestre más importante de América del Sur. Investigadores, estudiantes y turistas son bienvenidos a estos espacios verdes, donde la observación de aves es un privilegio.

FOLKLORE APUREÑO

Joropo como el gabán, seis por derecho, el pajarillo y la quirpa animan el sarao apureño, además del contrapunteo de coplas improvisadas al son de arpa, cuatro y maracas. Peleas de gallos y toros coleados son expresiones arraigadas en el llanero, así como los cuentos de ánimas y aparecidos como la Sayona, el Silbón, el Espanto del Troncón, y la leyenda de Florentino y el Diablo. Y hablando de tradiciones religiosas, las fiestas patronales de Elorza cada 19 de marzo, y la procesión del Nazareno de Achaguas en tiempos de Semana Santa.

¡QUÉ VIVA EL MERECURE!

En honor a su recio carácter, el apureño eligió el merecure o Licania pyrifolia como su árbol emblemático. Es resistente, su sombra es generosa, sus frutos comestibles y su noble madera sirve para la fabricación de piezas utilitarias.

 

Por favor, Haga sus Comentarios