Estado Barinas

Capital Barinas

La oferta turística del estado Barinas incluye historia, cultura y arqueología, además de un abanico de actividades al aire libre como senderismo, kayak, rafting y barranquismo

Estado Barinas, Capital Barinas | Turismo en Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 97 de 100 basado en 22 valoraciones de los usuarios

Introducción

El vocablo «barinés» tiene varias acepciones. Puede referirse tanto a una persona natural de Barinas como a una pieza o elemento típico de esa entidad venezolana. Pero, según el diccionario de la Real Academia Española, RAE, también es el «viento fuerte del noroeste que sopla en las llanuras y anuncia la estación de lluvias». Igual significado le imprimen los cronistas a esta voz indígena que apunta al «viento barinés» que sopla desde los valles del río Santo Domingo hacia la cordillera de Los Andes. Al estado Barinas se le conoce además como la capital de los recursos hídricos por los ríos que nutren sus tierras ubicadas al oeste del país, entre extensiones de sabanas y llanuras, y una generosa franja de páramo andino.

Barinas limita al norte con los estados Mérida, Trujillo, Portuguesa y Cojedes, al sur con Apure, al este con Guárico, y al oeste con Táchira y Mérida. Por su dinamismo geográfico, en los llanos altos prosperan bosques de especies maderables como el Cedro, su árbol emblemático. Ganaderos y agricultores se sirven de las sabanas bajas, a pesar de ser tierras inundables por el caudal del río Apure y sus afluentes que florecen en la serranía andina. Los ríos Santo Domingo, Boconó, Masparro, Curbatí, Calderas, Paguey, Capitanejo, Acequia, Socopó, Santa Bárbara, Uribante y Caparo, entre otros, promueven la abundancia hídrica que permite la generación de energía hidroeléctrica.

Además de su capital homónima, el estado Barinas tiene otros importantes centros poblados como Barinitas, Socopó y Santa Bárbara, Ciudad Bolivia, Barrancas y Sabaneta. Relata la historia que Barinas capital fue fundada el 30 de junio de 1577 con el nombre de Altamira de Cáceres, por orden del gobernador de La Grita que había instalado allí su despacho oficial. Cinco décadas después los vecinos de la zona mudaron la capital a la Mesa de Moromoy, hoy Barinitas, hasta su refundación el 11 de julio de 1759 a orillas del río Santo Domingo. Tres años más tarde, el 4 de diciembre de 1762, el Rey Carlos III de España firmó una Cédula Real aprobando su traslado definitivo al lugar que actualmente ocupa.

 
Capital Barinas

ANTES Y DESPUÉS DE LA COLONIA

Con tierras fértiles para el cultivo, abundancia de ríos para la pesca y bosques maderables para la fabricación de artículos utilitarios, el territorio barinés estuvo habitado por variados grupos aborígenes durante la época precolombina. Entre sus familias indígenas, los cronistas mencionan a los Apure, Aiture, Amaiba, Achaguas, Baraure, Barranca, Canaguae, Capa, Cúcuaro, Canaguaca, Caiquetío, Curaye, Dásaro, Durigua, Guahibo, Güero, Orúe, Ticoporo, Michaye, Suripae, Tobore, Tucurigua, Puyure, Toruno y «Variná», voz indígena que daría origen al nombre del estado Barinas, donde los nativos dejaron sus huellas impresas en numerosos petroglifos y significativas muestras de su arquitectura ancestral.

Respondiendo a los intereses de la corona española por la conquista del llamado «nuevo mundo», los frailes dominicos evangelizaron a los primeros habitantes de las tierras que hoy ocupa el estado Barinas. «Altamira de Cáceres» fue el primer poblado colonial fundado en la región. Entonces pertenecía a la Provincia del Espíritu Santo de La Grita que, en 1622, se transformó en Provincia de Mérida y La Grita, y pasó a ser, a partir de 1676, Provincia de Mérida del Espíritu Santo de Maracaibo.

Corría el año 1823 cuando el territorio se dividió en las Provincias de Apure y Barinas. En 1859 se elevó a estado federal Barinas. En 1862 fue estado Zamora junto al territorio de Apure. En 1864 recuperó su nombre original que perdió dos años después con la creación del «gran estado Zamora» acoplado a tierras apureñas. Luego, en 1879, Barinas formó parte del estado Sur de Occidente junto a Cojedes y Portuguesa. Entre 1891 y 1899 se denominó estado Zamora, y en 1900 pasó a formar parte del estado Apure que, además, incluía el territorio zamorano. En 1901 volvió a ser estado Zamora hasta 1937 cuando se convirtió en Barinas, estado independiente ratificado en 1955, hasta la fecha.

 

Gesta libertadora

La lucha por la independencia de Venezuela también movió los ánimos en territorio barinés. Así, destaca la Batalla de Barinas liderada por Josefa Venancia de la Encarnación Camejo. Junto a otras veinte mujeres, esta heroína conocida como «La Camejo» frenó la invasión de los guayaneses al servicio de la corona española, el 18 de octubre de 1811. Asentada en Gaceta de Caracas del 5 de noviembre de 1811 se lee la carta titulada «Representación que hace el bello sexo al gobierno de Barinas», donde se puso a la orden del gobernador de la Provincia de Barinas, Pedro Briceño del Pumar, para defender el territorio sin miedo a los horrores de la guerra, tal cual lo hicieron hasta lograr el retroceso de las fuerzas realistas.

También la Batalla de Santa Inés hizo historia en territorio barinés. Librada el 10 de diciembre de 1859 por el general Ezequiel Zamora que venció al ejército conservador, fue una significativa acción militar de la Guerra Federal o «Guerra Larga», referida por los historiadores como la segunda fase para consolidar la independencia de los pueblos de América Latina. Venezuela se había librado del yugo español en 1821 con la Batalla de Carabobo, pero la lucha por la justicia social, igualdad de oportunidades, y derecho de los campesinos y clases sociales más humildes, motivaron el Movimiento Federalista que, junto a Juan Crisóstomo Falcón, lideró el primer dirigente popular del Siglo XIX, Ezequiel Zamora.

SUSTENTO ECONÓMICO

Los aborígenes se alimentaban de la caza, la pesca y el conuco, pero con la llegada de los colonos estrenaron la actividad ganadera, así como el cultivo del café, del algodón para la producción de textiles y del tabaco tan apreciado en el viejo continente. Las crónicas de la época refieren que las vasijas de porcelana de Delft, donde los holandeses comercializaban este rubro de producción nacional tras un acuerdo con la corona española, llevaban impresas el sello «Farinas» que pudiera interpretarse como una distorsión fonética del vocablo «Varinas».

Actualmente, el principal soporte económico de Barinas es la actividad agropecuaria y el procesamiento de sus productos derivados. Por la riqueza de sus recursos forestales, es el segundo estado productor de madera, materia prima que utilizan para la elaboración de instrumentos musicales como cuatro, arpa y maracas, además de otros artículos utilitarios como alfombras, hamacas, chinchorros, alpargatas y sombreros pelo e´guama, apreciados objetos de la mercadería llanera. Además, el suelo barinés tiene reservas de minerales no metálicos y buen potencial para la producción de energía térmica.

FOLCLORE Y TRADICIÓN

Al barinés no hay quien le pare el trote. En todas las ciudades, pueblos y caseríos del estado Barinas se celebran ferias, bailes y fiestas patronales tan significativas como las que se mencionan a continuación:

Festival Florentino y El Diablo

Parece más una competencia de agilidad mental entre músicos, copleros y contrapunteo, que una fiesta que revive la leyenda del llanero que cantó con el mismísimo demonio. Se celebra el 22 y 23 de enero de cada año en la población de Santa Inés.

Fiestas de Nuestra Señora del Pilar

Aunque las fiestas comenzaron a celebrarse el 12 de octubre de 1948, esta advocación mariana en honor a la patrona del estado Barinas, Nuestra Señora del Pilar de Santiago y Zaragoza, se remonta a la época colombina. Entre 1770 y 1780 se construyó su templo, joya de la arquitectura colonial ubicada frente a la Plaza Bolívar de Barinas.

Fiesta de las Vírgenes

Se celebra el segundo domingo de enero en el municipio Calderas, donde la música anima la procesión de feligreses que llevan a las vírgenes de todos sus caseríos hasta la Iglesia del pueblo, donde el sacerdote oficia la Santa Misa.

Locainas de Torunos

Hombres disfrazados de mujeres con trajes anchos y coloridos, una vieja barrigona, un mudo, un enano y un diablillo, son personajes típicos de esta fiesta que se baila al ritmo de joropo, tamunangue, merengue y aguinaldos, y que reúne al barinés para celebrar el día de los Reyes Magos.

Festival Nacional de la Bandola

La bandola llanera es un instrumento musical utilizado por copleros para interpretar golpes, pasajes, corridos y tonos de velorio, mucho mejor si se acompaña con cuatro y maracas. Este festival tiene dos ediciones; la primera en la población de Dolores, en enero, y la segunda el primer fin de semana de junio, en Barinas.

Fiesta de la Virgen del Rosario

La fiesta de la patrona de Sabaneta, Nuestra Señora del Rosario, data de 1720. Hoy en día, después de la tradicional procesión de cada 29 de septiembre, el pueblo disfruta de toros coleados, peleas de gallos, palo encebado, diablos danzantes, competencias deportivas y amanecer llanero hasta el 7 de octubre.

PATRIMONIO HISTÓRICO CULTURAL

Casa de la Cultura

Este monumento colonial ubicado frente a la plaza Bolívar de Barinas, fue construido en 1787. Relatan las crónicas que allí estuvo preso José Antonio Páez. Fue sede del Cabildo del estado Barinas en 1799 y en enero de 1969 se convirtió en la Casa de la Cultura «Napoleón Sebastián Arteaga», en honor al ilustre soldado barinés.

Palacio del Marqués del Pumar

Ubicado en el casco histórico de Barinas, esta joya de la arquitectura colonial edificada con ladrillos de adobe, hierro forjado, madera, tejas y piedra de granito, fue la residencia del Marqués de las Riberas de Boconó y Masparro, Don José Ignacio del Pumar, y escenario de importantes encuentros políticos y sociales de la época.

Museo Alberto Arvelo Torrealba

Relatan las crónicas que en este museo que describe al hombre llanero y lleva el nombre de un reconocido poeta barinés, el Libertador Simón Bolívar bailó durante un agasajo organizado en su honor, en el año 1813.

Iglesia San Nicolás de Mira de Obispos

Esta edificación barroca de fines del siglo XVIII es una de las más destacadas obras de la arquitectura religiosa de la época colonial. Está ubicada en el municipio Obispos de Barinas y fue declarada Monumento Nacional.

Complejo Turístico Virgen del Real

La construcción de este espacio religioso localizado a 40 kilómetros de Barinas y declarado «bien de interés cultural de la nación» en 2004, se inició en 1985 para facilitar el peregrinaje de los pueblos llaneros que, por tradición, rendían culto a la Virgen del Real desde 1670.

TURISMO ARQUEOLÓGICO

En territorio barinés no faltan huellas de un pasado ancestral. Las familias Peña y Machado, y la Casa de la Cultura, en Socopó, así como los Aguilar de San Antonio de Los Cerritos, mantienen bajo custodia colecciones de fragmentos de piezas arqueológicas prehispánicas halladas en Ticoporo y sus alrededores. El Museo Histórico San Nicolás de Bari, en Obispos, resguarda una colección de utensilios de piedra de mediados del siglo XVI. Y, los yacimientos arqueológicos Peña del Santo y La Acequia tienen abundantes petroglifos, unos muy deteriorados, pero otros donde aún se aprecian rostros humanos, grabados antropomorfos y múltiples trazos geométricos que delatan la presencia de civilizaciones precolombinas.

Bum Bum, caserío cerca de Socopó, fue habitado por Jirajaras y Timotocuicas, aborígenes que legaron el nombre indígena a una zona que resguarda no solo antiquísimas piezas de gran valor arqueológico, sino más de cien petroglifos que narran mitos y leyendas ancestrales. Enumerarlos en breve no es posible, pero vale la pena mencionar el enorme petroglifo localizado en las riberas del río Bum Bum sobre el fundo Santa Marta, catalogado como una de las joyas precolombinas más importantes del país. Además, destaca la Piedra El General en Las Lajitas, la Piedra La Cruz de la Misión en Campo Solo, la Piedra Los Caciques Vegones sobre el río Bum Bum, las Piedras El Alumbre y Loma Panchi, ambas en Caño Grande, y entre tanto más, los petroglifos La Molinera, La Esmeralda, Piedra de Los Platos y Tampaquito.

PATRIMONIO NATURAL

Las Reservas Forestales de Ticoporo y Caparo, la Reserva de Fauna Sabanas de Anaro con araguatos, cachicamos, conejos, lapas, picures, zorros, cuchicuchis, zorros cangrejeros, mapurites, báquiros, monos araña y dantas, entre otros; la Reserva Hidráulica Piedemonte Andino, y las cuatro Zonas Protectoras Uribante-Caparo, Laguna La Danta, río Masparro y ríos Guanare-Boconó. También el Parque Nacional Sierra Nevada fundado en 1952 con 32,8% de su superficie total sobre tierras barinesas, y el Parque Nacional Tapo-Caparo que comparte Naturaleza con Táchira y Mérida, creado en 1993 para salvaguardar el entorno del complejo hidroeléctrico Uribante-Caparo, son las áreas protegidas en el estado Barinas.

TURISMO DE AVENTURA

La oferta turística barinesa es amplia. Además del abultado recorrido histórico, cultural y arqueológico, anfitriones y visitantes pueden apuntarse a actividades al aire libre como observación de aves, senderismo, kayak, rafting en las turbulentas aguas de los ríos Santo Domingo, Acequias, Sinigüís, y Canaguá. La propuesta llanera también incluye el canyoning o barranquismo sobre terrenos de topografía natural muy accidentada por grietas, cascadas y cárcavas, despeñaderos, bosques intrincados y zonas boscosas, entre otras marañas que el aventurero debe estar dispuesto a superar.

DELICIAS DEL FOGÓN BARINÉS

• Pisillo de Chigüire, proclamado animal emblemático del estado Barinas, es uno de los platos llaneros más típicos que se sirve con arroz, plátano sancochado y casabe.

• Carne en vara sin más aderezo que un puntico de sal. El cocinero barinés cuida que la vara esté verde que no se queme ni la estaca ni la carne.

• Palo a pique llanero o frijoles blancos sofritos con papelón, tocino, cebollas, ajo, ají dulce, clavos de especia, comino, tomillo, y una pizca de sal y otra de pimienta negra.

Y para cerrar el menú barinés, nada como un vaso de chicha de maíz blanco, un platico con dulce de lechosa o una ración de dulce de coco.

 

Por favor, Haga sus Comentarios