Estado Bolívar: Capital Ciudad Bolívar

El megadiverso gigante del sur venezolano

Por la abundancia de sus recursos minerales, su diversidad biológica y su magnífico esplendor paisajístico, este vasto territorio que honra con su nombre al Libertador Simón Bolívar es, sin lugar a dudas, el más rico del país

Estado Bolívar, Capital Ciudad Bolívar | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 94 de 100 basado en 65 valoraciones de los usuarios

Introducción

El estado Bolívar es el más extenso del país. Ocupa 26,49 % del territorio nacional con 242.801 km². Está enmarcado en el antiquísimo macizo guayanés que hospeda abundantes cauces de aguas dulces que se desploman a borbotones desde lo más elevado de cerros y montañas. Su hidrografía abona la abultada diversidad biológica con ecosistemas únicos en el planeta, remojando intrincadas selvas y tupidos bosques que se detienen para mostrar extensas sabanas que, desde la distancia, delatan la imponente silueta de altísimas mesetas rocosas de cimas aplanadas y paredes verticales conocidas como «tepuyes», formaciones geológicas que en sus entrañas albergan misteriosas cuevas, grietas, cascadas y acantilados.

Este territorio no solo aloja diversidad biológica con comunidades nativas y criollas, bosques maderables, potencial hidroeléctrico, plantas endémicas y fauna en riesgo de extinción, sino minerales tan valiosos como hierro y bauxita, y tan tentadores como oro y diamantes. Esta joya que honra el nombre del Libertador Simón Bolívar limita al norte con Delta Amacuro, Monagas, Anzoátegui y Guárico, al sur con el estado Amazonas y Brasil, al este con Guayana Esequiba, y al oeste con Apure y estado Amazonas. Tiene 11 municipios autónomos y 47 parroquias civiles, y además de Ciudad Bolívar, su capital, Ciudad Guayana, Caicara del Orinoco, Tumeremo, Upata y El Callao, destacan entre sus principales centros poblados.

El río Orinoco o «lugar para remar» según el indígena Warao, nace en el estado Amazonas y desemboca en el Atlántico a través del Delta Amacuro, y aunque humedece territorio colombiano, transita principalmente por el escudo guayanés recibiendo afluentes como Apure, Meta, Arauca, Atabapo y Caroní, entre cientos de ríos tributarios ligados a la historia ancestral del estado Bolívar. Relatan los cronistas que cuando Cristóbal Colón se topó con el delta del Orinoco en 1498, escribió en su bitácora que «nunca he leído ni oído hablar que tal cantidad de agua dulce podía encontrarse así en el interior y junto con agua salada… y declaro que, si este río no viene del Paraíso mismo, debe provenir de una tierra infinita».

 
Capital Ciudad Bolívar

Persiguiendo El Dorado

Pemón, Yekuana, Sanemá, Panare, Hoti y Piaroa son grupos étnicos que actualmente nutren la biodiversidad del estado Bolívar, aunque el antropólogo Miguel Acosta Saignes afirma que los Caribes conformaron las comunidades indígenas asentadas en Guayana en la época precolombina. Otros apuntes indican que Guaicas, Guaraúnos, Guayanos y Arucas también hicieron de esta zona, su hábitat. Lo que sí refieren los historiadores es que el primer intruso español en Guayana fue Diego de Ordaz, quien, en 1531, se propuso colonizar las extensas tierras que hoy abarcan los estados Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro, fundando pueblos, y catequizando al nativo, sin descuidar su anhelo de materializar la leyenda de «El Dorado».

El 23 de abril de 1593 se creó la Provincia de Guayana y El Dorado al sur del río Orinoco. Dos años más tarde, el 21 de diciembre de 1595, Antonio de Berrío fundó por primera vez Santo Tomé de Guayana en territorio deltano. Desde su fortaleza defendió la causa hispana del ataque de indios Caribes y de la invasión de piratas a Guayana. Tras varias mudanzas, Santo Tomé de Nueva Guayana de la Angostura del Orinoco -o solo Angostura- fue refundada el 22 de mayo de 1764. En junio de 1846 fue renombrada como Ciudad Bolívar, sin moverla de lugar hasta la fecha. Con el paso de los años se concretaron cambios en la división territorial del país y, en 1901, el estado Guayana pasó a ser el estado autónomo de Bolívar.

 

Centro Histórico de Ciudad Bolívar

La capital del estado Bolívar no es precisamente el centro poblado más populoso de la entidad, aunque con toda razón presume de ser el más rico en bienes patrimoniales que, en conjunto, le otorgaron a su Casco Histórico el título de Monumento Nacional desde 1976. +Info Sobre el Centro

Casa del Congreso de Angostura

En esta edificación que funcionaba como escuela en la época colonial, el Libertador Simón Bolívar pronunció su famoso Discurso de Angostura, el 15 de febrero de 1819. +Info Sobre la Casa

Iglesia Catedral Metropolitana

Comenzó a edificarse en 1764 en honor a Nuestra Señora de Las Nieves. Fue inaugurada por Monseñor Mariano de Talavera y Garcés en 1840, y declarada Catedral en 1890.

Casa de Manuel Piar

Ahora museo, esta casa sirvió en otra época de cárcel a Manuel Piar antes de ser ejecutado en la Plaza Bolívar, antes Plaza de Armas, el 16 de octubre de 1817.

Museo Bolívar

Además de muestras de petroglifos, arte precolombino y arte moderno, allí está la imprenta utilizada para editar el Correo del Orinoco, primer periódico de Venezuela, en 1818. +Info Sobre El Museo

Casa de los Gobernadores

Relatan las crónicas que, desde uno de los balcones de esta casa colonial ubicada al sur de la Plaza Bolívar, el Libertador presenció el fusilamiento de Manuel Piar.

Casa Museo San Isidro

En otra época era la hacienda cafetalera de la familia Cornieles, donde los historiadores apuntan que se refugió el Libertador Simón Bolívar para preparar su Discurso de Angostura.

Palacio de Gobierno

Esta edificación inaugurada el 19 de junio de 1867 durante el mandato del gobernador Juan Bautista Dalla Costa, es actualmente la sede del ejecutivo regional del estado Bolívar.

Fortín Zamuro

Esta pequeña fortaleza, construida durante el siglo XVIII en una colina localizada en el casco histórico, determinó la victoria de Ciudad Bolívar durante la revolución libertadora en 1903.

Casa de las Doce Ventanas

Edificada sobre lo más elevado de la laja de la Sapoara con piedra, cal, barro y arena, madera y hierro forjado, en esta casa habitó hasta 1862 el Capitán de Navío José Tomás Machado, prócer de la Independencia y signatario del Acta Constitutiva de la Gran Colombia. +Info Sobre La Casa

Mirador Angostura

Ubicado frente al punto más angosto del Orinoco y edificado sobre las bases del Fortín San Miguel, es ideal para mirar el vaivén del río Padre, el Puente Angostura y la Piedra del Medio bautizada como «Orinocómetro» o medidor del Orinoco, por Alejandro Von Humboldt. Justamente sobre el Mirador Angostura y su Paseo Orinoco se celebra la Feria de la Sapoara cada mes de agosto, cuando los peces salen de las lagunas marginales a desovar en las aguas elevadas del río Padre.

Puente Angostura

Esta magnífica obra de ingeniería construida sobre el río Orinoco para unir los estados Anzoátegui y Bolívar, fue inaugurada el 6 de febrero de 1967 por el presidente Raúl Leoni. +Info Sobre el Puente

Museo Jesús Soto

Carlos Raúl Villanueva fue el arquitecto del Museo de Arte Moderno Jesús Soto, inaugurado en 1972 en homenaje a este ilustre artista plástico nativo de Ciudad Bolívar.

Paseo por Ciudad Guayana

El estado Bolívar tiene importantes centros poblados. Unos fueron establecidos en la época colonial y otros durante la gesta independentista como, por ejemplo, Caicara del Orinoco, Maripa, El Callao, Upata, Guasipati, El Palmar y Santa Elena de Uairén. También hay alguno que otro de historia mucho más reciente como Ciudad Guayana, fundada el 2 de julio de 1961 para integrar la zona industrial Matanzas donde operaba la siderúrgica, el viejo pueblo de San Félix y el área urbana de Puerto Ordaz que era poco más que un campamento. A pesar de ser muy joven, Ciudad Guayana también encierra significativos hitos históricos.

En este sentido, vale la pena mencionar las Ruinas de La Misión de la Purísima Concepción del Caroní, edificada a orillas del actual embalse de Macagua y fundada en 1724 por frailes capuchinos catalanes para catequizar a los grupos indígenas que habitaban la región. También cabe destacar el Cerro El Gallo donde el 11 de abril de 1817 se libró la Batalla de San Félix. Actualmente se considera Monumento Histórico Natural del estado Bolívar, pues el triunfo patriota liberó definitivamente a la Provincia de Guayana del yugo español.

Ciudad Guayana también alberga magníficos espacios verdes para el disfrute de anfitriones y turistas. En los alrededores de Puerto Ordaz destacan el Parque La Llovizna con 165 hectáreas y una de las cascadas urbanas más vistosas del río Caroní, el Parque Cachamay con una superficie de 52 hectáreas de hermosos paisajes que incluyen la espectacular vista de una caída de agua de 800 metros de ancho, y el Parque Löfling bautizado con el nombre del botánico sueco que inició los estudios de la flora y la fauna de Guayana. +Info Sobre Ciudad Guayana

Economía del Estado Bolívar

Por su diversidad biológica y la abundancia de sus recursos naturales, sin duda alguna el estado Bolívar es el más rico del país. Entre las actividades que sustentan la economía regional destaca el aprovechamiento del potencial hidroeléctrico del río Caroní a través de las represas de Guri, Macagua, Caruachi y Tocoma, que satisface alrededor del 75% de las necesidades de energía eléctrica del país. También las empresas básicas dedicadas a la extracción de hierro y bauxita para producir acero y aluminio, la explotación de los recursos forestales, y la extracción de oro y diamantes, entre otros minerales, son tareas que brindan soporte económico en Bolívar, además de la pesca, la agricultura, la ganadería y el turismo.

Verde Patrimonio Natural

Este vasto territorio tiene amplísimos espacios delimitados dentro de Áreas Bajo Régimen de Administración Especial, ABRAE, para proteger y conservar sus recursos naturales y su diversidad biológica. Destacan la Formación de Tepuyes con más de un centenar de mesetas rocosas, formadas en el macizo guayanés hace más de 400 millones de años. También el Refugio de Fauna Tortuga Arrau; las Reservas Forestales de Imataca, La Paragua y la cuenca del río Caura, y los Lotes Boscosos del río Parguaza, Caño Blanco, El Frío, San Pedro, Hermanos Flamerich, Fundo Paisolandia y Tumeremo-El Dorado. En este capítulo, los Parques Nacionales Jaua-Sarisariñama y Canaima merecen mención especial.

Parque Nacional Jaua-Sarisariñama

Con una superficie de 330 mil hectáreas, este parque nacional fue creado el 12 diciembre de 1978 para proteger el ecosistema natural de los tepuyes y sus impresionantes simas que, consideradas las cavernas más antiguas del mundo, albergan flora y fauna con un altísimo porcentaje de endemismo. Además, en estos espacios verdes donde se combina vegetación característica de la selva enana con flores como bromelias y orquídeas, zonas pantanosas y bosques con árboles de abultadas dimensiones, nacen ríos tan importantes como el Caura, el Erebato y el Ventuari. +Info Sobre el Parque Nacional

Parque Nacional Canaima

Declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en junio de 1994, Canaima es el segundo parque más extenso del país con una superficie de 3 millones de hectáreas. Fue creado el 12 de junio de 1962 para proteger y conservar las condiciones naturales de las formaciones geológicas más primitivas del planeta Tierra, con una antigüedad que ronda los 2 millones de años. Esta maravilla de la Naturaleza no puede resumirse a pocas letras, pero abreviamos a continuación los mejores atractivos de cada uno de sus sectores. +Info Sobre el Parque Nacional

Sector Oriental

Sobre la verde inmensidad de la Gran Sabana que abarca 18 mil km², se alza la cadena oriental de tepuyes que encierran leyendas indígenas sobre mundos incógnitos. Roraima, la más elevada de todas las montañas tabulares con una altura de 2.810 msnm, es hito fronterizo entre Venezuela, Brasil y Guyana. A la Gran Sabana se llega en avioneta aterrizando en Luepa o Santa Elena de Uairén. También por la Troncal 10 pasando por la Piedra de La Virgen, Rápidos de Kamoirán, cascadas Manakachí, saltos La Golondrina, Sakaika, Kawi, Aponwao y Kama-Meru, quebradas Arapan-Meru (Pacheco), y KakoParu (Jaspe), Balneario Soroape, y entre tanto más, la calidez del indígena Pemón dispuesto a compartir mitos y leyendas de su territorio ancestral.

Sector Occidental

El encanto de esta zona de Canaima a la que se llega en avioneta o navegando por el río en curiara, es la Laguna de Canaima con sus cataratas, el caudal ámbar de ríos como el Carrao, sus tupidas selvas siempre verdes, el salto El Sapo, los rápidos de Mayupa, el caño Moroco, el cañón del Diablo, las cuevas de Kavak y, por supuesto, la cadena occidental de montañas tabulares donde, entre otros, se alza el magnífico Auyantepuy con sus 700 km² de extensión. Desde este patrimonio natural se precipita al vacío el colosal Salto Ángel o «Kerepakupai-Vena», que recorre en picada 979 metros hasta la base de la «Montaña del Diablo», templo sagrado del indígena Pemón.

Artesanía, Folclore y Tradiciones

Aunque en líneas generales el indígena del estado Bolívar se ha civilizado, aún mantiene la producción de artesanía asociada a su tradición ancestral. Fabrican vasijas y tinajas, collares y pulseras, adornos y piezas utilitarias en madera, utensilios para la caza y la pesca, cestas con palma de moriche, instrumentos musicales y, entre tanto más, destaca la orfebrería del artesano de El Callao. Las expresiones musicales también son variadas. Mientras los grupos indígenas mantienen sus danzas rituales, en los linderos del estado Bolívar con los llanos guariqueños y apureños se baila joropo al ritmo de arpa, cuatro y maracas, y durante los famosos Carnavales de El Callao, la gente se menea al compás del calipso guayanés.

Fogón Bolivarense

En el estado Bolívar hay fogón para satisfacer todos los paladares. Entre los peces de agua dulce más autóctonos destacan Sapoara, Cachama, Pavón y Lau-Lau que pueden prepararse fritos, en churrasco, en sancocho o a la brasa envueltos en hojas de plátano. El Morrocoy preparado en pastel o en pisillo también es un platillo típico muy apetecible, al igual que el «aguaíto» o asopado de pollo y el «pelao» de gallina, todo acompañado de un buen trozo de queso guayanés y una torta de casabe.

Por supuesto, la gastronomía indígena incluye langostas de río, patas de cucarachas tostadas y bachaco culón, entre otras delicatessen de la cocina aborigen. A la oferta de bebidas se agrega el Yinyabié preparado con cerveza, jengibre y limón, y el monky-pí de ron, berenjena, papelón y limón. El Kachiri, el Paiho y el Parakiri son bebidas más indígenas que criollas. Para el postre, nada mejor que merey en dulce, conservas, semilla tostada o turrón.

Por favor, Haga sus Comentarios