Casa de las 12 Ventanas

Originalmente hubo acceso del río por el sótano

Imponente casa construida a mediados del siglo XIX sobre la parte más alta de la Laja de la Sapoara. Tiene 44 m de largo y 18 m de ancho, posee un salón grande y ocho cuartos: seis por el lado del frente con dos ventanas cada uno y dos más hacia el costado.

Casa de las 12 Ventanas | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela José Flores Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por el Ingeniero José Flores
Calificación: 59 de 100 basado en 10 valoraciones de los usuarios

Introducción

Imponente casa construida a mediados del siglo XIX sobre la parte más alta de la Laja de la Sapoara. Tiene 44 m de largo y 18 m de ancho, posee un salón grande y ocho cuartos: seis por el lado del frente con dos ventanas cada uno y dos más hacia el costado. Originalmente hubo acceso del río por el sótano que también servía de depósito y servicio y desde el cual se subía hasta la estructura habitacional del inmueble por escaleras de medio caracol. El Orinoco cuando alzaba el nivel de sus aguas penetraba hasta las columnas del sótano a donde fácilmente podían llegar curiaras cargadas de frutos y de esclavos desde la Guayana adentro.

Historia del lugar

Rafael Machado construyó esta casa para su padre el Capitán de Navío José Tomás Machado, Capitán de la armada patriota, prócer de la Independencia y signatario del Acta Constitutiva de la Gran Colombia. La idea era que fuese la más elegante e imponente de toda la ciudad, por lo que fueron contratados para el trabajo los mejores albañiles de su época. Machado deseaba que el inmueble contara con catorce ventanas, doce en la fachada y las dos restantes mirando hacia el poniente; característica que a la larga le dio el nombre que hoy tiene.

Fue hecha a base de piedra, cal, arena y barro. Los mismos materiales de la laja sobre la que se asienta se utilizaron para los muros. El piso es de mollejones labrados provenientes de Las Antillas y las columnas y ventanas de hierro forjadas son de Europa. La madera dura y noble fue extraída de los densos bosques de Guayana. La fachada está tamizada con celosías de madera que cortan el resplandor y que auto regulan el paso de la brisa que sopla del oriente.

En la casa comenzó a vivir el prócer José Tomás Machado cuando ya había cumplido su jornada más importante a favor de la Independencia, allí habitó con su segunda esposa hasta su muerte en 1862, a los 74 años de edad.

Tenía para su época tan alto preció esta casa que muchas veces fue hipotecada contra préstamos extranjeros. Era realmente una casa elegante, donde se hacían las fiestas de gala de la alta sociedad bolivarense.

Funcionó fundamentalmente como casa de la familia. Con ese propósito la edificaron los Machado, aunque llegó a ser utilizada como oficinas de las Minas de Oro de El Callao y depósito de una fábrica de spaghetti de los Liccioni.

Con el tiempo en el mismo sitio se dio la muerte trágica del General Castrillo Cortez, lo que dio pie a la superstición de que se podía ver los espíritus asomados por las ventanas cuando la casa quedó en total abandono. Así le decían “Casa Encantada” quienes al pasar por su acera percibían aglomerados pasos confundidos con las sombras, escuchaban que batían puertas y ventanas, así como el crujir de la madera.

Ahora que ha sido restaurada, la llaman simplemente “Casa de las doce Ventanas”. Esta hermosa edificación tiene una relación de conjunto con el inmueble contiguo. Su fachada principal es de una simetría muy precisa y de un gran dominio sobre el paisaje. Sin duda una buena adquisición y muy loable que se haya restaurado para la Universidad Experimental de Guayana en 1989.

En la actualidad reina el silencio y tranquilidad donde una vez la dicha familiar, social, comercial y política tuvo sus más aciertos y reveses.

La Casa de las Doce Ventanas se ubica en la parte alta del actual Paseo Orinoco con calle Venezuela.

Ubicación geográfica

 
Estado Bolivar

Cómo llegar

Este sitio está lleno de historias increíbles de la historia venezolana. Ciudad Bolívar queda a 600 kilómetros de Caracas, para llegar se toma la carretera de oriente hacia Barcelona, para desviarse en el distribuidor vía Anaco, Cantaura y El Tigre.

Disfrutará de un excelente lugar bien conservado y podrá admirar los más lindos atardeceres junto al río Orinoco y al Puente Angostura. El cruce por este puente es espectacular, quedará envuelto en los misterios del Orinoco como si estuviera en otro mundo o retrocediendo en el tiempo.

Por favor, Haga sus Comentarios