Salto Ángel

Magnánimo monumento natural, es el salto de agua más alto del mundo con una altura de 979 m, ​​​ generada desde el Auyantepuy

«Kerepakupai Vená» es un vocablo de la lengua Pemón que podría traducirse al criollo como «salto del lugar más profundo». Y así justamente nombraba esta etnia autóctona al Salto Ángel, la cascada más alta del mundo con 979 metros de altura, mucho antes que adoptara el nombre del aviador norteamericano Jimmy Ángel.

Salto Ángel, Canaima, Estado Bolívar | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 97 de 100 basado en 49 valoraciones de los usuarios

De paseo al Salto Ángel

«Kerepakupai Vená» es un vocablo de la lengua Pemón que podría traducirse al criollo como «salto del lugar más profundo». Y así justamente nombraba esta etnia autóctona al Salto Ángel, la cascada más alta del mundo con 979 metros de altura, mucho antes que adoptara el nombre del aviador norteamericano Jimmy Ángel.

Pero, preparando la salida al «Ángel», para simplificar el nombre de tan magnánimo monumento natural, diremos que el atavío es similar al descrito para la salida hacia el Salto El Sapo. El punto de salida en curiara es el puerto de Ucaima sobre el Carrao, un río con raudales tan provocadores que, en un punto preciso, obligan a bajar de la embarcación para hacer parte del trayecto a pie, mientras solo el indígena baqueano a bordo de su pequeño bote de madera, es capaz de sortear semejante torbellino. Salvado el trecho, más adelante se vuelve a embarcar para retomar la travesía que, en total, dura entre tres y cuatro horas.

Todo impone a lo largo de un trayecto donde destacan rocas enormes que se alzan cual centinelas silentes, inmóviles, de aquel majestuoso paisaje natural. El Carrao queda atrás y comienza la navegación sobre el río Churún hasta llegar al punto donde comienza la escalada al mirador del Salto Ángel, a través de un caminito empinado sembrado de raíces de árboles y rocas resbaladizas. Y, quien quiera explorar un poquito más y bañarse con la energía del «Ángel», puede tomar un atajo para llegar hasta donde la cascada forma pozos de agua cristalina. La sesión de fotografía, por supuesto, es obligada para inmortalizar las andanzas.

El Salto ¿Por qué Ángel?

Al igual que Canaima conservará su nombre a pesar de la leyenda del cruel Kamainö, el Salto Ángel seguirá llamándose así aunque no haya sido Jimmy Ángel, como algunas personas creen, quien descubrió tan espectacular cascada. Las crónicas testimoniales refieren que, en efecto, el aviador norteamericano se estrelló en la cima del Auyantepuy el 9 de octubre de 1937 a mediodía, mientras piloteaba su avioneta acompañado de su esposa María, y de los exploradores Miguel Delgado y Gustavo Heny. Tras el accidente emprendieron una caminata de 11 días hasta el campamento base en la comunidad de Kamarata, donde Jimmy Ángel reportó haber visto el salto que ya los indígenas llamaban «Kerepakupai Vená».

Sobre un punto del Auyantepuy quedó entonces la avioneta «Río Caroní» que tantas veces piloteó Ángel para sobrevolar aquellos territorios llenos de magia y misterio. Dicen que más allá de la belleza escénica, los exploradores buscaban minas de oro y otros minerales. Las crónicas también apuntan que poco después, y por encargo del mismísimo Jimmy Ángel, Gustavo Heny regresó al lugar del accidente para recuperar algunas pertenencias, incluyendo filmadoras y cámaras de fotografías que dan soporte a los testimonios. La avioneta, recuperada años después, está en el aeropuerto de Ciudad Bolívar. Jimmy Ángel murió en 1956 y sus cenizas fueron esparcidas sobre el salto que heredó su apellido, Ángel.

Ubicación geográfica

 
Estado Bolivar

 

Por favor, Haga sus Comentarios