Estado Cojedes, Capital San Carlos

Poca gente, mucha historia

Del tránsito aborigen por tierras cojedeñas solo restan huellas arqueológicas que hablan de la cultura ancestral, mientras el llanero actual se dedica a la actividad agropecuaria, y el artesano local fabrica arpa, cuatro y maracas, sogas, correas y sillas de montar, chinchorros y alpargatas

Estado Cojedes, Capital San Carlos | Turismo en Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Internet

Introducción

Las estadísticas apuntan a Cojedes como el estado más despoblado del país detrás de Delta Amacuro y Amazonas. Sin embargo, la historia relata que sus extensas llanuras sembradas de bosques y sabanas fueron insistentemente trajinadas por grupos indígenas de origen muy diverso, quienes se establecían en la zona hasta que las condiciones climáticas los obligaban a desplazarse hacia hábitats más amables. La vida nómada del primitivo cojedeño quedó registrada en restos arqueológicos de piezas utilitarias que, además de delatar su vocación por el arte de la cerámica, nos dejó dicho que vivían de la caza, la pesca y la recolección, como casi todos los ancestrales aborígenes que poblaron América.

La teoría del investigador de la toponimia venezolana, Adolfo Salazar, también apoya la tesis de una sociedad de indios ceramistas. Según sus crónicas, «Cojedes» deriva de la voz indígena «Coa» que significa gente, pueblo o nación, y «Heri» que quiere decir cazuela o vasija de cerámica. De cualquier manera, el estado Cojedes se localiza al centro-occidente del país, y limita al norte con Yaracuy, Carabobo y Lara, al sur con Barinas, al este con Guárico y al oeste con el estado Portuguesa. Tiene 9 municipios autónomos y 15 parroquias civiles, y además de su capital San Carlos de Austria -tal como fue bautizada por los colonos- Tinaco y Tinaquillo, El Baúl, El Pao y Macapo, son sus ciudades más importantes.

 
Capital San Carlos

De la Prehispania a la Colonia

Además de las huellas arqueológicas y alguna crónica colonial, el aporte más confiable sobre qué acontecía en los llanos venezolanos lo hizo el explorador alemán que apoyó la conquista española, Nicolás de Federman, durante su expedición a tierras cojedeñas entre 1529 y 1530. Sus apuntes refieren hallazgos de aldeas a orillas del río Coaheri pobladas por familias Tohibara, Itabana, Curahy, Cazarandadí, Curahamara, Corahao, Cathary y Hacarigua, Caquetios y Cuibas, y Cuyones o Gayones. También destacan las comunidades reportadas por los misioneros como achaguas, colorados, cherrenchenes, dazaros, guacos, guaiqueries, guamonteyes, mapueyes, menecabras, tamanacos, taparistas, y los indómitos jirajaras.

Antes de la llegada de los colonos ya había movida en la región. Los ríos de tierras cojedeñas facilitaban la comunicación fluvial con el actual estado Carabobo y su consecuente salida al Mar Caribe, pero las constantes lluvias provocaban inundaciones que obligaban el continuo desplazamiento de los grupos aborígenes. Algunos antropólogos opinan que la condición de nómada formó al primitivo entre la anarquía, el libertinaje y la predisposición al pleito en defensa de su territorio. Según las memorias del padre Marcelino de San Vicente (1701), antes de la llegada de los frailes capuchinos y la fundación de misiones religiosas en la zona, la actitud de los «muchos indios bravos» hacía imposible penetrar el territorio sin escolta.

Evangelizar a los indígenas no resultaba tarea fácil. Entonces, los misioneros optaron por realizar la conquista de forma pacífica, respondiendo a los consejos de los grupos indígenas que conocían el comportamiento climático en la zona. Apuntando a las intersecciones fluviales de los ríos Pao-Tirgua, Cojedes-Tinaco, Pao-Portuguesa y Cojedes-Portuguesa, todos éstos afluentes del Orinoco a través del río Apure, en 1661 se crearon las misiones de San Francisco de El Pao y San José de Mapuey en lugares elegidos por los aborígenes, sentando las bases para la posterior fundación de San Carlos de Austria, actual capital del estado Cojedes, el 27 de abril de 1678 a orillas del río Tirgua.

 

Hechos Independentistas

Simón Bolívar entró a San Carlos de Austria por primera vez el 27 de julio de 1813 y, sobre tierras cojedeñas ratificó el Decreto de Guerra a Muerte que había suscrito en Trujillo el 15 de junio de 1813, durante el desarrollo de la Campaña Admirable. Relatan las crónicas que el territorio de Cojedes fue testigo de destacadas estrategias y acciones políticas y militares durante la guerra de independencia, como por ejemplo las batallas de San Carlos, Taguanes y Cojedes.

Batalla de San Carlos

En esta batalla librada el 25 de abril de 1812, el ejército realista, a cargo de Domingo de Monteverde, se apuntó la victoria por encima del contingente patriota al mando de los coroneles Ustariz y Carabaño. A pesar de la derrota, esta lucha armada parió a «las heroínas de Mapuey», guerreras que, apoyando la causa republicana, se enfrentaron al enemigo con sables, palos, machetes y armas de fuego. Se conoce como la Batalla de San Carlos, pero ocurrió en la sabana de Los Colorados, entre San José de Mapuey y San Carlos de Austria.

Batalla de Taguanes

Esta jornada épica del 31 de julio de 1813 puso fin a la Campaña Admirable y dio inicio a la segunda República, sucesos que le valieron a Simón Bolívar para recibir oficialmente el título de «Libertador de Venezuela», el 14 de octubre de ese mismo año. En una misiva enviada el 2 de noviembre de 1813 al Gobernador de Barinas, Bolívar apuntó que «la jornada de Los Taguanes acabó de libertar el territorio que componía la República de Venezuela…».

Batalla de Cojedes

La historia no recuerda la Batalla de Cojedes como un acontecimiento destacado; sin embargo, algunos cronistas insisten en darle mención notable a este enfrentamiento ocurrido el 2 de mayo de 1818 en Cerro Grande, cerca de San Diego de Cojedes o «Cojeditos», cuando el ejército realista al mando de Sebastián de la Calzada derrotó a los soldados patriotas bajo las órdenes del prócer José Antonio Páez.

Cronología de Cojedes en Breve

El actual territorio del estado Cojedes perteneció a la Provincia de Carabobo hasta el 3 de marzo de 1855, cuando fue creada la Provincia de Cojedes, capital San Carlos. Pocos años más tarde, el 28 de marzo de 1864, pasó a ser una de las entidades fundadoras de los Estados Unidos de Venezuela. Entre 1866 y 1872 conformó una sola entidad territorial junto a Carabobo. En 1879 integró el estado del Sur junto a Portuguesa, Zamora, Carabobo y el departamento de Nirgua en Yaracuy. En 1901 volvió a ser un estado independiente, en 1904 formó parte del estado Zamora y el 4 de agosto de 1909 recuperó su autonomía hasta tiempos presentes.

Sustento Cojedeño

Los hatos ganaderos han sido por tradición el soporte de su economía, así como la agricultura para producir mango, arroz, café, caña de azúcar, ñame, sorgo, quinchoncho y yuca. El caudal de los ríos Cojedes, San Carlos, Tirgua y Tinaco ofrece especies como bagre rayado, coporo, palometa, sierra, tongo y blanco pobre, además de otros peces de agua dulce. En lo que a explotación de recursos minerales se refiere, tiene potencial para asbesto, amianto, cianita, feldespato, granito, hierro, magnesita y ópalo. Y, sobre recursos forestales, vale la pena mencionar los bosques de caoba, drago, jobo, merecure, paraparo y samán, destacando el árbol emblemático del estado Cojedes, el Apamate o Tabebuia rosea.

Patrimonio Histórico & Cultural

Todo centro poblado del país tiene algún patrimonio histórico y cultural que rememora tiempos pasados. Cojedes no es la excepción. Y, si de memorias se trata, también vale la pena mencionar a Joseph Luis de Cisneros, empleado de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, quien en apuntes que hiciera en 1764 sobre la «Provincia de Benezuela», se lee «…la Villa de San Carlos de Auftria , è una de las mas hermosas Fundaciones, que tiene Efta Provincia: Esta situada en los Llanos, en una Mefa alta, llana, viftofa y muy alegre».

Casa-Museo La Blanquera

Esta casa colonial fue edificada en San Carlos, en 1781, para alojar a misioneros de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. En 1821, Bolívar y sus colaboradores más cercanos se alojaron allí durante tres semanas, para planificar la estrategia de la Batalla de Carabobo.

Casa Natal de Fernando Figueredo

Las crónicas dicen que fue edificada en San Carlos en 1784 por órdenes del coronel Ignacio Figueredo Gegundes, quien en innumerables ocasiones recibió la visita con pernocta de José Tomás Boves, a quien lo unían lazos de amistad y estrecha relación comercial de ganado.

Iglesia Catedral Inmaculada Concepción

Ubicada frente a la Plaza Bolívar de San Carlos fue declarada Monumento Histórico Nacional el 2 de agosto de 1960. Su edificación comenzó en 1719, concluyó en 1748, adquirió rango de Catedral el 16 de mayo de 1972 y, actualmente, está en proceso de deterioro.

Iglesia San Juan Bautista

Este Monumento Histórico Nacional es el más viejo de El Pao de San Juan Bautista. Entre las leyendas urbanas que se tejen a su alrededor, destaca aquella que narra que, desde lo alto de su torre, salió el disparo que mató a Ezequiel Zamora en enero de 1860.

Iglesia de Santo Domingo

Este templo completa la triada religiosa colonial de San Carlos. La construcción de este Monumento Histórico Nacional se inició a finales siglo XVIII y, según las crónicas, tardó casi 100 años en culminar su edificación.

Iglesia San Miguel Arcángel

Esta iglesia colonial levantada a finales del siglo XVIII en la población de El Baúl, Municipio Girardot, fue declarada Monumento Histórico Nacional en agosto de 1960.

Iglesia Nuestra Señora de Rosario de la Chiquinquirá

Monumento Histórico Nacional ubicado frente a la Plaza Bolívar de Tinaco. Este templo colonial se construyó en 1784 bajo la supervisión del presbítero Baltasar Fuenmayor.

Ruinas del Beaterio de El Pao

Convento de San Francisco, antiguo Convento de las Educandas, Beaterio de Siervas de Nuestra Señora de los Dolores o Beaterio Las Carmelitas, son nombres que definen el pasado de estas ruinas declaradas Monumento Histórico Nacional el 2 de agosto de 1960. Las crónicas apuntan que en 1850 funcionó un colegio para niñas ricas, clausurado el 5 de mayo de 1874 por la Ley de Extinción de colegios, conventos y demás comunidades religiosas de la República, aprobada Guzmán Blanco. Ya prácticamente en ruinas, entre diciembre de 1955 y mayo de 1957 funcionó a modo de convento.

Autódromo Internacional de San Carlos

Este circuito de 4 kilómetros de largo diseñado para carreras de autos y motos está ubicado a la entrada de la ciudad de San Carlos. Mucho motor ha roncado sobre esta prestigiosa pista, testigo fehaciente de importantes encuentros de Fórmula 1 y cuatro mundiales de motociclismo.

Cojedes en Verde

Dada la fragilidad de los ecosistemas naturales y la importancia de conservar su diversidad biológica, en el estado Cojedes se han decretado cuatro zonas boscosas, dos reservas de fauna silvestre y el Parque Nacional Tirgua, como Áreas Bajo Régimen de Administración Especial, ABRAE. Además de los espacios protegidos, hay otros atractivos para la recreación de residentes y visitantes.

Parque Nacional Tirgua

El Parque Nacional Manuel Manrique -nombre oficial en homenaje al prócer de la independencia nacido en Cojedes- fue decretado el 5 de junio de 1992 para preservar flora y fauna, y proteger los nacientes del río Tirgua y otras corrientes de agua dulce que abonan suelos cojedeños. Abarca 91 mil hectáreas y comparte territorio con Nirgua, en Yaracuy. + Info Sobre el Parque Nacioal

Hato Piñero

Fue creado en 1953 para la conservación y preservación de la fauna silvestre y la flora local, y para el cruce de ganado de reconocimiento mundial. Sobre una extensión de poco más de 75 mil hectáreas, el Hato Piñero fundó en 1982 una estación biológica para científicos e investigadores venezolanos y extranjeros. También recibe a ecologistas, observadores de aves y amantes de la Naturaleza, quienes pueden solicitar pernocta en la casa colonial.

Complejo Termal La Aguadita

Estas aguas termales ubicadas en Tinaquillo, muy cerca del poblado de La Aguadita, alcanzan temperaturas promedio de 35º C y están recomendadas para uso terapéutico.

Tradiciones & Folclore

Cuando en Cojedes se arma la fiesta, arpa, cuatro y maracas son los instrumentos musicales que interpretan el joropo recio y las tonadas de ordeño acompañadas con golpes y corridos. Sin embargo, violín, guitarra y bandolina, furruco, tambora, chineco, charrasca y güiro suelen aparecer en tiempos de parranda navideña para alegrar la tradicional celebración.

Feria Nacional del Mango

Este delicioso fruto fue declarado patrimonio público del estado Cojedes. Y, para rendirle más honores a este producto natural, durante la última semana del mes de mayo, coincidiendo con el Día del Árbol, se celebra en la entidad la Feria Nacional del Mango.

Toros Coleados

Es una de las actividades recreativas que más disfruta el cojedeño sobre una manga de coleo, donde los jinetes muestran su destreza para alcanzar al toro y jalarlo por la cola hasta hacerlo caer.

Pelea de Gallos

Todo pueblo llanero que se respete tiene su rústico anfiteatro circular para las tradicionales peleas de gallos, que solo inician después del pesaje y control de espuelas del animal y, por supuesto, las apuestas de los espectadores.

Danza de Locos y Locainas

Igual que en otros lugares del país, locos y locainas cojedeños también bailan de espalda a la iglesia al son de pitos, latas, cuatro y maracas, cada 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes, en repudio a la matanza de Herodes.

San Pascual Bailón

En Libertad y El Amparo le tienen Fe ciega a San Pascual Bailón, a quien sus pobladores le rinden culto 12 y 13 de octubre, bailando con pasos menudos, sin apenas levantar los pies, hasta formar un círculo donde quedan confinados los músicos de turno.

El Fogón de Cojedes

Por ser un estado con vocación agropecuaria que además tiene ríos con posibilidades de buena pesca, el fogón de Cojedes es tan amplio que puede satisfacer cualquier tipo de paladar. La carne de ganado o de cacería se prepara en vara, asada o en pisillo, y siempre se sirve acompañada de una torta de casabe, arepas o hallaquitas envueltas en hojas de maíz. Otro plato fuerte es cochino frito o asado con chorizo, morcilla y chicharrón, que viene muy bien junto a una cachapa con queso de mano. El guarapo de caña bien frío o la chicha de maíz con panela suele ser la oferta de bebida típica, así como la jalea de mango, el buñuelo de yuca y el majarete, los postres que más se sirven en una mesa cojedeña.

 

Por favor, Haga sus Comentarios