Dependencias Federales

Islas, islotes y cayos del Mar Caribe

Este territorio fragmentado en decenas de porciones de tierra repartidas sobre el Mar Caribe, que en su mayoría permanecen totalmente ausentes de poblaciones humanas, reúne un valiosísimo ecosistema natural costero y marino, así como un verdadero catálogo de espléndidos paisajes para el disfrute y la contemplación

Dependencias Federales: Islas, islotes y cayos del Mar Caribe | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 98 de 100 basado en 44 valoraciones de los usuarios

Introducción

Las Dependencias Federales son las porciones de territorio insular que no encajan ni dentro de los límites de alguna entidad federal ni en los espacios que ocupa el Distrito Capital. Son 333 cayos, islas e islotes localizados sobre aguas territoriales venezolanas que suman una superficie total de 342,25 km². Se caracterizan por tener la densidad demográfica más baja del país, además de espléndidos paisajes y la invalorable riqueza natural de sus manglares, arrecifes y pastos marinos donde habita un abanico de especies de flora y fauna marítima.

Cada porción de tierra asociada a este conglomerado insular pertenece a uno de los tres grupos definidos según la profundidad de las aguas donde se localice, sea dentro o fuera de la plataforma continental o, inclusive, en el «fondo abisal». Vale la pena destacar que el concepto «plataforma continental» fue definido por el Convenio de Ginebra en 1958, y apunta a la superficie del fondo submarino que se extiende desde el área costera hasta profundidades por debajo de los 200 metros. Todo lo que se localice en espacios más profundos esta fuera de la plataforma continental y, en fondo abisal, cuando esté localizado en aguas oceánicas.

 
Capital Cumaná

¡Desde la Isla más Remota!

En las aguas territoriales más profundas, en el fondo abisal, se encuentra Isla de Aves con poco más de 300 metros de largo por 50 de ancho. Es la más pequeña de todas las islas venezolanas del Mar Caribe. Es tan minúscula que desaparece en tiempos de tormenta. Sobre este breve espacio, levantada sobre pilotes, está una estación científica de la Armada Nacional de Venezuela. Los cronistas apuntan que Isla de Aves apareció registrada, por primera vez, en un mapa geográfico elaborado por Diego Ribero en 1529.

En Aguas menos Profundas

Dentro de la plataforma continental, con profundidades inferiores a 200 metros, destacan un grupo de isla en su mayoría totalmente despobladas. Veamos:

• Archipiélago Los Monjes descubierto en 1499 por Alfonso de Ojeda quien, según las crónicas, lo bautizó así porque las formas de las rocas se asemejan al capuchón de los frailes.

• Isla Tortuga honra con su nombre la gran cantidad de tortugas marinas que desovan en sus costas. Las crónicas apuntan que piratas holandeses explotaron sus salinas en tiempos de la colonia.

• Isla La Sola también hace honor a su nombre, pues dicen que no es más que una roca estéril en medio del mar que en 1498 fue avistada por primera vez y bautizada más tarde como Isla Romero.

• El archipiélago Los Frailes está conformado por 10 islas deshabitadas que, entre todas, suman poco menos de 2 km². Cuenta la historia que en este territorio insular, el 2 de mayo de 1816, se libró la Batalla Naval de Los Frailes donde la escuadrilla patriótica venció a los buques españoles que patrullaban la zona.

• Islas Los Testigos son ocho porciones de tierra con una superficie total de 6,53 km², donde se han asentado unas pocas familias procedentes del estado Nueva Esparta.

 

A más de 200 metros de profundidad

Este es el otro grupo de islas localizadas fuera de la plataforma continental, donde las profundidades están por encima de los 200 metros. Veamos:

• Isla de Patos estuvo en la mira del Reino Unido que izó allí su bandera en 1902, provocando que el gobierno venezolano rechazara tales pretensiones y, en su defensa, la agregara al Territorio Federal Colón en 1904.

• Isla La Blanquilla también es territorio insular prácticamente deshabitado, a excepción de la presencia de una estación de guardacostas de la armada venezolana. Refieren las crónicas que en 1680, un grupo de piratas llegó a la isla para organizar el ataque a Cumaná.

• Islas Los Hermanos son ocho porciones de tierra que, entre todas, abarcan una superficie de apenas 2,14 km². La más minúscula, llamada Isla Chiquito, hace honor a su nombre porque si acaso totaliza 2 hectáreas o 0,02 km².

En este rango también se incluyen Isla la Orchila, y los archipiélagos Las Aves y Los Roques, que desde agosto 2011 integran el Territorio Insular Miranda, capital Gran Roque.

Cronología en Breve

El 8 de noviembre de 1777, el Rey Carlos III de España firmó una Cédula Real que dejó las islas caribeñas bajo la jurisdicción de la Capitanía General de Venezuela. Fue en 1830, al separarse de la Gran Colombia, cuando Venezuela recobró la soberanía relativa sobre estos territorios insulares. Y, el 30 de marzo de 1845, la Reina Isabel II reconoció oficialmente la independencia de todo el territorio venezolano, incluyendo sus islas, tras la firma del Tratado de Paz y Amistad entre España y Venezuela.

Años más tarde, el 22 de agosto de 1871, el gobierno de Antonio Guzmán Blanco ordenó la creación del Territorio Federal Colón con todas las islas venezolanas excepto Margarita, Coche, Cubagua e Isla de Aves. Pero, esta última se agregó a la nueva entidad el 4 de julio de 1895, al igual que isla de Coche el 16 de mayo de 1905. Poco más de tres años después, el 31 de agosto de 1908, Coche vuelve a formar parte del estado Nueva Esparta, mientras disolvía el Territorio Federal Colón, cuyas islas quedaron bajo control del Ejecutivo Nacional.

A partir del 20 de julio de 1938 todas las islas venezolanas del Mar Caribe, a excepción de las tres que componen el estado Nueva Esparta, se declaran «dependencias federales». Cinco décadas después, entre el 28 y el 31 de marzo de 1978, se definió la actual plataforma continental de Venezuela con el Mar Caribe, tras la firma de los límites marítimos con Estados Unidos y países bajos. Y, en agosto de 2011, se creó el Territorio Insular Miranda.

Territorio Insular Miranda

Quedó integrado por Isla Orchila, y el Archipiélago Las Aves y el Parque Nacional Archipiélago Los Roques, todos localizados fuera de la plataforma continental. Echemos un vistazo:

Isla La Orchila

Esta isla tiene 40 km² y está ubicada al este del archipiélago de Los Roques. Es sede de un campamento militar y una base aeronaval, por lo cual las visitas están restringidas al personal autorizado.

Archipiélago Las Aves

Son 13 islas pequeñitas que totalizan una superficie de 3,35 km² de tierras despobladas, si acaso trajinadas por pescadores que se instalan temporalmente. Las ruinas del siglo XIX revelan que allí se asentaron comunidades que se dedicaban a explotar y exportar «guano», abono muy valorado que se extrae a partir de los excrementos de aves marinas. Este grupo de islitas también es famoso por las leyendas de sus naufragios, como el que relata que en 1678 se ahogaron 500 marineros de 17 buques de guerra de Francia que naufragaron en aguas del archipiélago, cuando navegaban hacia Curazao dispuestos a invadir la colonia holandesa.

Parque Nacional Archipiélago Los Roques

Está ubicado entre Isla La Orchila y el archipiélago Las Aves. La superficie de sus 42 islotes totaliza 40,61 km², aunque sumando los espacios marítimos sobrepasa los 2200 km². Por su belleza paisajística y sus paradisíacas playas es uno de los destinos turísticos más atractivos del país y, para proteger la riqueza biológica de su ecosistema natural, fue decretado parque nacional el 9 de agosto de 1972. Además, por ser un destacado reservorio de biodiversidad y recursos alimenticios, desde 1996 integra la lista de humedales protegidos por la Convención Ramsar.

Según los estudios arqueológicos de la región insular, el archipiélago estuvo poblado por aborígenes nómadas procedentes del norte del país, y de las islas de Curazao, Aruba y Bonaire, que se dedicaban a la pesca, la caza de tortugas marinas, la recolección de botutos y la extracción de sal. Por su ubicación en el Mar Caribe, el archipiélago Los Roques fue muchas veces visitado por piratas y corsarios europeos que venían a conquistar América, entusiasmados por los tesoros del nuevo mundo.

Dicen que este grupo de islas que integran el parque nacional marino más esplendoroso de América Latina, era conocido antiguamente como «Roca» o «La a'Roca», vocablo que derivó en «Roque». A estos magníficos espacios naturales se llega por vía marítima o por avión. Entre las islas más trajinadas destacan Gran Roque capital del Territorio Insular Miranda, Bequevé, Noronquí, Francisquí, Madrisquí, Carenero, Yonquí, Espenquí, Lonquí, Nordisquí, Burquí, Rabusquí, Sal, Sarquí, Crasquí, Pirata e Isla de Muerto con playas de arena blanca, manglares, arrecifes coralinos, praderas de vegetación marina y acantilados rocosos.

Biodiversidad en Los Roques

Además de la belleza paisajística, en el archipiélago de Los Roques hay una diversidad de especies de flora y fauna que merece protección especial. Veamos:

La vegetación terrestre es xerófila, con predominio de tunas y cardonales. Pero, en el ambiente acuático hay extensos bosques de manglares con predominio de las especies de mangle rojo, negro, blanco y el llamado «botoncillo». Además, las praderas marinas están formadas por dos tipos de hierbas, la tortuga o Thalassia testudinum y manatí o Syringodium filiforme. Hay más de 120 especies de algas marinas identificadas, aunque solo dos tipos de árboles frutales, la uva de playa y el cocotero.

Hasta ahora han sido identificadas 92 especies de aves marinas. De este total, 40% son aves migratorias. Entre las especies destacan gaviotas, guanaguanares, golondrinas de mar, alcatraces, flamencos, águilas pescadoras, tijeretas y tiñosas, chaparos, tirras, cotúas, caracoleros, garzas y playeros.

Aunque las características de la zona limitan la diversidad de la fauna terrestre, no faltan ni iguanas, lagartijas y arañas, ni el autóctono murciélago pescador. Las investigaciones sobre fauna marina revelan 307 especies identificadas de peces, entre las que destaca mero, róbalo, pez espada y pez vela, además de los pargos gallo, cebal y cotorro; tiburones, picúas y caballitos de mar.

Además, se han identificado cuatro tipos de tortugas marinas. Destacan la tortuga verde o Chelonya mydas, la tortuga cardón o Dermochelys coriacea, la tortuga carey o Eretmochelys imbricata y la tortuga caguamo o Caretta caretta.

Cómo entretenerse en Los Roques

De todas las Dependencias Federales del país, el archipiélago Los Roques es la única que mantiene una población fija que ronda los tres mil habitantes, y una población flotante asociada, principalmente, a la actividad turística que se desarrolla en estos ambientes naturales, donde el visitante tiene opciones diversas para el entretenimiento. Dependiendo de gustos, preferencias y necesidades, el visitante puede elegir entre contemplar el paisaje, disfrutar de las playas de arena blanca o navegar en velero, bote, kayak o catamarán; practicar algún deporte como buceo, submarinismo, snorkel o windsurf; hacer pesca deportiva o apuntarse a alguna excursión para observación de aves, entre tanto más.

Patrimonio Histórico

El archipiélago Los Roques es la Dependencia Federal más estudiada en términos arqueológicos. Las investigaciones revelan presencia humana desde tiempos muy remotos, cuando los pobladores desconocían la agricultura y la alfarería. Según, fue hacia el año 1000 después de Cristo cuando llegaron a las islas los primeros aborígenes que dejaron piezas de cerámicas pintadas, así como ollas y budares sin decoración, herramientas de piedra, instrumentos de pesca, adornos personales y figurillas humanas. Tres siglos más tarde, Los Roques recibió nativos de la cultura «valencioide» provenientes de la costa venezolana y del lago de Valencia, quienes dejaron restos de diversos instrumentos musicales.

De la época de la colonia también hay vestigios arqueológicos en el archipiélago, aunque no fue sino hasta 1589 cuando la Provincia de Venezuela tomó posesión de esos territorios. El legado más significativo de esos tiempos pasados son los cimientos de las viejas viviendas o los restos de diques construidos con piedras de coral, los fragmentos de lozas, utensilios de cocina y herramientas que utilizaban los trabajadores de las salinas. Los viejos hornos de cal también son testigos silentes de la antigua explotación del carbón en el archipiélago Los Roques.

Capilla del Gran Roque

En este templo de larga data ubicado frente a la playa en la isla Gran Roque se venera la Virgen de El Valle. Sobre el santuario original deteriorado por el salitre, se edificó la Capilla del Gran Roque que conserva su fachada colonial.

El Viejo Muelle

También de larguísima data, el viejo muelle de hierro es uno de los lugares más antiguos de la isla, por donde aún se gestiona el comercio de productos en Los Roques. Además, es un lugar de recreación donde los niños aprenden a pescar con anzuelos.

Faro «Holandés»

Aunque se mandó a edificar en 1842 para vigilar la zona costera, no fue sino hasta 1864 cuando se iniciaron los trabajos de construcción por orden de Antonio Guzmán Blanco. Actualmente está en desuso pero se puede visitar siguiendo un sendero de interpretación que promueve el turismo ecológico. Su primer custodio fue Luis Flores, mejor conocido como el «holandés» mocambo. De ahí lo del Faro Holandés.

Las Tres Tumbas

Se trata de los restos de un antiguo cementerio que apenas tiene tres tumbas con cruces de madera con la identificación de cada difunto. Se dice que este camposanto fue utilizado durante el gobierno de Juan Vicente Gómez para enterrar a las víctimas de la peste bubónica.

Antigua Torre de Control

Es más pequeña que la moderna torre de control que se utiliza actualmente en el aeropuerto de la isla Gran Roque, pero sigue alzada sobre su antigua estructura de acero al final de la pista de aterrizaje. Tanto la nueva como la antigua estructura están de blanco y rojo, de acuerdo con las normas internacionales.

Folclor y Tradición

Las Fiestas de la Virgen de El Valle, las Fiestas del Rey Momo y el Festival de la Langosta resumen las celebraciones más destacadas del archipiélago de Los Roques.

Homenaje a la Virgen de El Valle

Cada 8 de septiembre se celebra esta fiesta mariana donde participan pescadores, lancheros, lugareños y visitantes, quienes atienden los oficios religiosos y disfrutan de coloridas actividades culturales para honrar a su santa patrona.

Carnavales en Los Roques

Desfiles, disfraces, comparsas y música en vivo definen la colorida y alegre celebración de las fiestas del Rey Momo en Los Roques, donde lugareños y operadoras turísticas organizan un compartir para hacerle más divertida la estadía al visitante de turno.

Festival de La Langosta

A partir del 1º de noviembre de cada año, y durante los próximos seis meses, en la cocina de Los Roques se le da la bienvenida a este delicioso crustáceo, con actos culturales que promueven la conservación de la especie y el respeto a la veda entre los meses de diciembre y abril. Pero, durante el semestre libre de restricciones, se realizan paseos turísticos para la captura de langostas, así como degustaciones del apetitoso manjar, para promover esta especialidad del fogón «roquero».

 

Por favor, Haga sus Comentarios