Estado Falcón, Capital Coro

¡Cuenta con las costas más extensas del país!

Su geografía es testigo de la transición entre sierras, valles y montañas, y ambientes acuáticos con magníficos escenarios marinos, que en conjunto albergan riqueza biológica y dan cobijo a ecosistemas únicos y, al mismo tiempo, encierran acontecimientos memorables como la izada del tricolor nacional por primera vez en territorio venezolano

Estado Falcón, Capital Coro | Turismo en Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios

Introducción

La bandera tricolor blandió sus nobles causas al antojo de la brisa marina del estado Falcón, cuando el general Francisco de Miranda izó por primera vez el estandarte nacional sobre suelo venezolano. Aquello ocurrió el 3 de agosto de 1806 frente a las costas de La Vela de Coro, donde en 1977 se alzó el Monumento a la Bandera para rememorar tan destacado acontecimiento que, por cierto, no es el único registrado en las crónicas falconianas.

Sobre las costas más extensas del país desembarcó en 1849 José Antonio Páez, «El León de Apure», para liderar una revolución militar contra el caudillo José Tadeo Monagas. Diez años después lo hizo Ezequiel Zamora para alzarse en armas como jefe de operaciones de occidente durante la Guerra Federal. En 1874, el presidente del estado de Coro, León Colina, con el apoyo de comerciantes y empresarios navieros de Curazao, dirigió «La Colinada» o la lucha armada contra el segundo gobierno de Guzmán Blanco. Y, en 1929, desembarcó en costas falconianas un grupo de almas corianas que regresó al país para batallar contra el régimen del dictador de Juan Vicente Gómez.

El estado Falcón heredó su nombre de una de las figuras más destacadas del movimiento federalista venezolano, el Mariscal Juan Crisóstomo Falcón, hijo ilustre de la península de Paraguaná. Ubicado en la región noroeste del territorio nacional, limita al norte con el mar Caribe y el golfo de Venezuela, al sur con los estados Zulia, Lara y Yaracuy, al este con el mar Caribe, y al oeste con el estado Zulia y el golfo de Venezuela. Tiene 25 municipios y 84 parroquias.

Santa Ana de Coro es su ciudad capital. Entre otros núcleos urbanos destaca Punto Fijo, el más poblado de la entidad; Santa Cruz de Los Taques descubierta en 1502 por Alonso de Ojeda; Chichiriviche, centro turístico por excelencia; Cabure, fundada en 1769, fue hábitat de los ancestrales aborígenes Jirajaras; Tucacas, puerta de entrada a Falcón por su costado oriental; la zona pesquera de Puerto Cumarebo o «La Perla de Falcón», Mirimire y Churuguara con vocación agropecuaria, Dabajuro con movida actividad comercial por su ubicación entre Santa Ana de Coro y Maracaibo, y San Juan de Los Cayos con potencial pesquero y agropecuario, entre otras.

La mayor superficie del estado Falcón pertenece al sistema coriano con la característica topografía de la transición entre la serranía andina y la cordillera de la costa. Por eso la vegetación incluye especies propias de selvas y bosques en valles y montañas, y la natural vegetación xerófila en las llanuras costeñas que amparan las playas más extensas del país. A pesar de tanta agua salada, la hidrografía fluvial no es precisamente abundante. Solo destaca el río Tocuyo que desemboca en el mar Caribe, seguido de otros menos caudalosos como Aroa, Matícora y Mitare, Tocuyo, Güigüe y Pedregal, Ricoa, Hueque y San Luis.

 
Capital Coro

Colón: Un Antes y Un Después

Todo el litoral falconiano, así como las Antillas holandesas, fue territorio Caquetío durante la época precolombina. Esta etnia aborigen familia de los Arawakos vivía de la caza, la pesca y el cultivo de maíz, yuca y batata, entre otros rubros de donde extraían fibras para confeccionar la indumentaria cotidiana y elaborar sus chinchorros. El hallazgo de restos de objetos utilitarios de barro y cerámica aportaron datos sobre rituales y costumbres de este pueblo indígena establecido en la península de Paraguaná, donde asentamientos como Machuruca, Moruy, Sariano, Jayana, Maicara, Yabuquiva, Jadaquiva, Jacuque y Macama, conservan sus nombres originales en una lengua primitiva que se extinguió en el siglo XVI.

La primera puerta de entrada al estado Falcón fue la península de Paraguaná, descubierta el 9 de agosto de 1499 por el navegante Alonso de Ojeda. Las efemérides apuntan que en esa fecha se celebra el Día de San Román. Por esa razón las antiguas cartas de navegación hablan del Cabo San Román para referirse, precisamente, a ese trocito de la geografía venezolana más al norte de todo el país y del continente suramericano. Desde lo más elevado de ese neurálgico punto rodeado de dunas y acantilados, se divisan las playas de día y, de noche, las luces que revelan la vida en las islas de Curazao y Aruba.

El proceso de conquista, colonización y evangelización en la península de Paraguaná y demás tierras falconianas fue similar al que tuvo lugar en el resto del país. Por mucho que batallaron los pueblos aborígenes, al final acabaron a las órdenes de los súbditos españoles. Sin embargo, las crónicas del estado Falcón destacan como hecho peculiar la alianza entre el cacique Manaure -guerrero caquetío con igual poder político que religioso- y Juan Martín de Ampíes, emisario de la corona española. Ambos caudillos se aliaron para impedir que los piratas tomaran por asalto asentamientos indígenas para robar nativos que vendían como esclavos. Este pacto dio origen a la fundación de Santa Ana de Coro el 26 de julio de 1527.

 

Evolución en Breve

Sobre suelo falconiano destacan dos enfrentamientos entre patriotas y realistas. Primero, la Batalla de Coro del 28 de noviembre de 1810 entre fuerzas expedicionarias de la Junta de Caracas, bajo el mando del marqués Francisco Rodríguez del Toro, y las tropas realistas comandadas por José Ceballos. Y, dos días después, la Batalla de Sabaneta de Coro entre el batallón patriota y las fuerzas leales a la Junta de Cádiz bajo el mando del oficial Fernando Miyares. La causa republicana obtuvo sendas victorias, y aunque el 19 de abril de 1810 se había firmado el Acta de Independencia de Venezuela, la Provincia de Coro se mantuvo fiel a la corona española y su territorio fue ocupado de nuevo por los enemigos de la República.

El 5 de julio de 1811 se declaró la Independencia de Venezuela, mientras Coro se fusionaba con la rebelde Provincia de Maracaibo hasta 1815, cuando Fernando VII -conocido como el «Rey Felón de España» por su enorme miembro viril- creó la Provincia de Coro. En 1821 formó parte del departamento del Zulia de la República de la Gran Colombia, de la que Venezuela se desligó en 1830. Entonces, Coro volvió a formar parte del territorio nacional.

En 1840 se creó la nueva Provincia de Coro y el 20 de febrero de 1859 se convirtió en estado independiente. En 1864 pasó a ser estado federal de los Estados Unidos de Venezuela y, en 1872, fue bautizado como estado Falcón en honor al prócer de la Guerra Federal. Cinco años después integró el estado Norte de Occidente junto a Lara y Yaracuy. Entre 1881 y 1890 se emparejó con Zulia para conformar una sola entidad, en 1891 recuperó su estatus de estado independiente, y en 1899 recobró su denominación histórica de estado Coro que, en 1901, perdió para volver a llamarse, hasta la fecha, estado Falcón.

Sustento Económico

Diversa es la economía del estado Falcón. En el área de procesamiento de minerales destaca la industria petrolera concentrada en el Centro de Refinación de Paraguaná, donde operan las refinerías de Amuay y Cardón, además del aprovechamiento de los yacimientos de arenas, calizas, mármol, carbón, cromita, gravas y rocas fosfáticas.

La sábila en la sierra y el coco en la costa son productos de primer orden en la economía de la región, además del cultivo de rubros como café, caña de azúcar, cebolla, maíz, caraotas, sorgo, papas, bananos, patillas, plátanos y melones. El procesamiento de la pulpa del fruto del cocotero para obtener la copra y la extracción del aceite de coco también son iniciativas que dan soporte a la economía falconiana.

Además de los recursos forestales con especies como candelero, cedro, cují, guamo y jabillo, en la sierra hay granjas avícolas, y ganado caprino, vacuno y porcino, mientras en la costa destaca la pesca de especies como atún, carite, corocoro y lisa, además de camarones, cangrejos, pepitonas y langostas.

Patrimonio Histórico Cultural

El estado Falcón está repleto de historia por sus cuatro costados. Además de un patrimonio natural invalorable, tiene monumentos y edificaciones que atesoran el pasado.

Santa Ana de Coro

Esta primera capital histórica y religiosa de Venezuela fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad el 9 de diciembre de 1993. Su casco histórico colonial rememora la vida ancestral de una ciudad fundada el 26 de julio de 1527 con el nombre de Santa Ana de Coro, actual punto de convergencia de actores de la vida política, cultural y social del estado Falcón.

Catedral de Coro

La construcción de la Catedral Basílica Menor de Santa Ana de Coro se inició en 1583, proyectando el estilo arquitectónico que definiría el resto de los templos coloniales en América. Es Patrimonio Histórico de Venezuela desde el 2 de agosto de 1960, pero no fue incluida en la lista de patrimonio mundiales de la Unesco porque su fachada fue modificada en 1928, aunque 30 años después recuperó su aspecto original.

Iglesia de San Clemente

Este antiquísimo templo colonial de Santa Ana de Coro que mandó a edificar Juan de Ampíes en 1538, está ubicado al lado de la Cruz de San Clemente donde, según las crónicas, no solo se celebró la primera Misa en el Nuevo Mundo el 23 de noviembre de 1527, sino que además fue bautizado un niño que llevaría por nombre (Cacique) Martín Manaure. La Iglesia de San Clemente es Monumento Histórico Nacional desde el 2 de agosto de 1960.

Iglesia de San Francisco

También declarada Monumento Histórico Nacional el 2 de agosto de 1960, está ubicada en la Calle Zamora y avenida Miranda de Coro, fue fundada en 1620, reconstruida un siglo más tarde, y su peculiaridad es tener la torre más elevada de la ciudad.

Iglesia San Nicolás de Bari

Este templo edificado a mediados del siglo XVIII entre las calles Ayacucho y Falcón, fue declarado Monumento Histórico Nacional el 2 de agosto de 1960.

Iglesia de San Gabriel

Su edificación data de finales del siglo XIX, aunque fue reconstruida entre 1895 y 1897. Se ubica en la Calle González entre Zamora y Falcón de Santa Ana de Coro y, como todo templo coriano de la época, es Monumento Histórico Nacional desde el 2 de agosto de 1960.

Casa del Tesoro

También conocida como Museo Guadalupano, es una de las casas más antiguas del casco histórico de Santa Ana de Coro. Dicen los cronistas que en el interior de esta vieja casona había un túnel que comunicaba con otras viviendas del vecindario, donde los poderosos guardaban sus más preciadas pertenencias en tiempos de saqueos y guerras civiles.

Casa de las 100 Ventanas

La particularidad de esta casa colonial construida a mediados del siglo XVIII es que sus 100 ventanas, 89 por fuera y 11 por dentro, son de hierro y no de madera como se acostumbraba en aquella época.

La Casa de Sol

La importancia histórica de esta casa construida en el siglo XVIII es que, según las crónicas, dio cobijo al general Francisco de Miranda cuando izó el tricolor nacional por primera vez en tierras venezolanas. Remozada, sirve de sede al Registro Principal del estado Falcón.

Museo Diocesano

El Museo Diocesano «Lucas Guillermo Castillo» -nombre del primer Obispo de Santa Ana Coro- funciona en una antigua casa estilo barroco que custodia una valiosa colección de objetos religiosos, piezas de arte y orfebrería indígena que rememoran tiempos ancestrales.

La Vela de Coro

Por su impecable casco histórico con edificaciones que combinan estilos y técnicas de la cultura europea de España y Holanda, y la herencia aborigen, la Unesco declaró La Vela de Coro -fundada por Juan de Ampíes en 1528- Patrimonio de la Humanidad el 9 de diciembre de 1993. Dicen los historiadores que el origen de esa toponimia se remonta al inicio de la época de la conquista, cuando los colonizadores pasaban la noche «velando» las costas para evitar la penetración de piratas enemigos de la corona española.

Patrimonio Natural

El estado Falcón ofrece un abanico de opciones para la contemplación y el disfrute de escenarios naturales de magnífico esplendor paisajístico y abundante biodiversidad.

Parque Nacional Morrocoy

Es el mayor atractivo turístico recreativo del estado Falcón, una extensión de 32.090 hectáreas de ecosistemas vulnerables con espacios terrestres y acuáticos, declarada parque nacional el 26 de mayo de 1974. Cuatro variedades de manglares predominan el paisaje vegetal del ambiente marino donde hay playas sin costas como Bajo Caimán, Tucupido y Los Juanes, y espléndidos islotes con playas de arena blanca como cayo Borracho, Sombrero, Sal, Las Ánimas y Peraza, Mero, Paiclás, Punta Brava, Boca Seca, Playuela y Playuelita, entre otros.

El Parque Nacional Morrocoy es hábitat de avifauna vulnerable como garzas, flamencos, pelícanos y águilas, y de especies de distribución restringida como la fragata o tijereta de mar. La tortuga marina y el caimán de la costa se cuentan entre los reptiles en riesgo de extinción. Además, es hábitat de ballenatos y delfines, y de mamíferos terrestres como venados, zorros, osos, monos, perezas, lapas, picures, báquiros y rabipelados. Pargo, mero, curbina, jurel, corocoro, picúa, cachama y cazón son los peces más comunes, así como langostas, cangrejos y jaibas, entre otros crustáceos. +Info Sobre el Parque Nacioal

Refugio de Fauna Silvestre Cuare

Este espacio bajo régimen de administración especial fue creado el 31 de mayo de 1972 para proteger los ecosistemas de flora y fauna propios de un espacio natural que roza un costado del Parque Nacional Morrocoy. En sus inmediaciones está la Cueva del Indio, donde la presencia indígena precolombina dejó sus huellas sobre petroglifos de muy larga data.

Parque Nacional Médanos de Coro

Este es el principal atractivo turístico natural de Santa Ana de Coro. Fue declarado parque nacional el 6 de febrero de 1974 para proteger el área más próxima al Golfo de Venezuela, y preservar desierto y manglares que, en global, se extienden sobre 91.280 hectáreas que incluyen tierras continentales y ambientes marinos. +Info Sobre el Parque Nacioal

Parque Nacional Juan Crisóstomo Falcón

Ubicado a media hora de la capital del estado Falcón, fue decretado parque nacional el 6 de mayo de 1987 para preservar los ecosistemas de la Sierra de San Luis, y proteger los nacientes de los ríos que garantizan el abastecimiento de agua dulce a las comunidades. +Info Sobre el Parque Nacioal

Parque Nacional Cueva Quebrada del Toro

Estos espacios ubicados en la serranía del estado Falcón, encierran en sus entrañas una de las cuevas más importantes del país, explorada por primera vez por el espeleólogo venezolano Eugenio de Bellard Pietri, en 1958. Por su riqueza natural, su biodiversidad y sus atractivos turísticos que incluyen, entre tantos más, un caudal de agua subterránea que forma un embalse navegable con botes pequeños, estos espacios fueron decretados Parque Nacional el 21 de mayo de 1969. +Info Sobre el Parque Nacioal

Cerro Santa Ana

Este particular cerro en medio de la península de Paraguaná se extiende sobre una superficie de 1900 hectáreas y fue decretado Monumento Natural el 14 de junio de 1972.

Parque de Arte Rupestre

Este parque de recatadas dimensiones está localizado en la población de Cabure, Sierra de San Luis. Con más de quinientas piedras grabadas y alrededor de mil dibujos que narran la vida ancestral, representa la muestra de arte rupestre más extensa del país.

Artesanía & Folclore

Diversa, entretenida, podría decirse hasta divertida. Así son las expresiones de artesanía y folclore del estado Falcón, donde destacan chinchorros y hamacas, cestería tejida con fibras de enea, cocuiza y bejuco; piezas utilitarias fabricadas con madera de cardón, palo de arco y curarí, todas con detalles elaborados utilizando fibras de sisal o cuero de vaca o chivo. También objetos de barro para uso doméstico elaborados por manos artesanales empeñadas en rememorar las primitivas técnicas del indígena caquetío. Y, como en el resto del país, también la expresión folclórica local mezcla hábitos cotidianos y ceremonias ritualistas de su herencia indígena, europea y africana. Veamos lo más destacado.

Baile de las Turas

Además de la mazorca en desarrollo, la «Tura» es la flauta aborigen elaborada en bambú que suena sin parar, acompañada por toques de maracas decoradas con tres cruces, durante la danza indígena que celebra la cosecha del maíz. Este culto precolombino a la madre Tierra que pare el alimento, se vincula a la tradición y vida cotidiana de pueblos y caseríos de la sierra falconiana, donde sus almas danzan avanzando tres pasos hacia delante para agradecer la cosecha, tres pasos hacia atrás para demandar una lluvia beneficiosa, y movimientos giratorios para equilibrar las fuerzas naturales del bien y del mal.

Tambor Coriano

Retumba con seriedad desde el 1º de diciembre hasta el día de Reyes Magos, cuando los descendientes de nativos mezclados con curazoleños encienden la tradicional parranda para celebrar la vida. Durante la celebración se escuchan muestras del Polo Coriano, nostálgico canto popular que evoca pasajes de la vida de los pueblos emigrantes.

Día de los Locos

Esta tradicional parranda se celebra desde 1930 en La Vela de Coro cada 28 de diciembre. Los varones más atrevidos se disfrazan de mujer con llamativos colores y recorren las calles bailando y bebiendo sin parar, pendientes de los diablos que pretenden poner las cosas en orden. El Día de los Locos es una réplica de la fiesta que los amos permitían el Día de los Inocentes en la época colonial, cuando dejaban que sus esclavos parrandearan en libertad.

Marcha de la Fe

Esta procesión se realiza cada 12 de diciembre en honor a Nuestra Señora de Guadalupe, patrona del estado Falcón. Generalmente se inicia en la Urbanización Los Médanos, pasa por el Paseo Alameda de Coro, sigue por el parque ferial «Pablo Saher» y culmina en el Santuario de El Carrizal.

Fiesta de los Comerciantes

Este festejo ha cambiado con el transcurrir del tiempo. Pero, la tradición recuerda un gran muñeco de trapo llamado Anacleto que se paseaba en burro por las calles de Coro, yendo de bodega en bodega para recibir una botellita de licor o dinero en efectivo para la parranda. Los «Anacleteros», hombres de carne y hueso que acompañaban a Anacleto, arreaban al burro mientras cantaban y bailaban al ritmo de tambor, cuatro, maraca, furruco y metales.

Fiesta de San Isidro Labrador

Un dicho viejísimo reza “San isidro Labrador, quita el agua y pon el Sol…”, y es porque a este santo se le atribuye gran poder sobre vientos, tormentas, lluvias y sequía. Entonces, cada 15 de mayo los agricultores falconianos revientan las campanas y estallan los fuegos artificiales para dar inicio a la procesión cantando salves de alabanza al santo, quien se pasea por pueblos, haciendas y sembradíos sobre los hombres de sus fieles creyentes.

Tres del Fogón Falconiano

• Chivo-Chivito: Talkarí de chivo, chivo en coco, chivo en yuca y mojito de chivo, todos con un elemento común, obviamente el chivo, son platillos muy típicos que adquieren sabor y textura diferente según se monte en el fogón.

• Selce coriano: Encurtido de cabeza de cerdo que se lava, se hierve, se pica en pequeños trozos y se enfrasca en envase de vidrio con cebolla, ají dulces, granos de pimienta y vinagre. Se conserva por mucho tiempo y se sirve frío a modo de aperitivo.

• Escabeche Costeño: Se prepara con alguna especie de pescado como pargo o carite que se fríe ligeramente y luego se cura en vinagre.

La tradicional mesa falconiana se sirve además con queso de leche de cabra, natilla y arepa pelada. Para postre nada como una ración de arroz con coco, dulce de leche de cabra o dulce de batata. Y, a modo de bebida espirituosa, la oferta incluye leche e´burra, Cocuy, la manzanilla preparada con frutas de ponsigué y aguardiente de caña, y el muerto que se preparada con aguardiente y fermento de carne cruda…

 

Por favor, Haga sus Comentarios