Estado Mérida:
Capital Mérida

Oasis natural en el punto más elevado del país

Entre su gente amable, los paisajes idílicos, su clima de montaña, una gastronomía que deleita hasta al más exigente paladar, y su patrimonio natural, histórico y cultural, ¿quién podría resistirse a disfrutar del estado Mérida?

Estado Mérida, Capital Mérida | Turismo en Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios

Introducción

Los entendidos en toponimia dicen que el vocablo «Mérida» es la transformación de la voz latina «emérita», que se refiere a persona o lugar digno de reconocimiento o «mérito». Y, si de eso se trata, al estado Mérida no le faltan virtudes para ser «emérito», pues su territorio de contrastes, que se extiende sobre 11.300 km² entre la Cordillera de Los Andes y el sur del Lago de Maracaibo, alberga un abultado patrimonio histórico, cultural y natural que lo convierte en uno de los destinos turísticos más atractivos del país.

El estado Mérida está ubicado al occidente del país. Limita al norte con Zulia y Trujillo, al sur con Táchira y Barinas, al este con Trujillo y Barinas, y al oeste con los estados Táchira y Zulia. Tiene 23 municipios autónomos y 86 parroquias civiles con ciudades tan importantes como Mérida capital, El Vigía, Tovar, Ejido, Bailadores, Lagunillas y Mucuchíes, entre otras que dan vida a una región que custodia las montañas más elevadas del país, incluido el Pico Bolívar con casi cinco mil metros de altura.

Sobre su espléndida geografía demarcada entre sabanas y montañas crecen, en zonas bajas, cactus, tunas y cardones. Arbustos y cujíes encuentran el medio ideal para establecer su hábitat iniciando el ascenso. Más arriba, apuntando hacia el páramo, se alzan desde grandes árboles hasta el pintoresco frailejón. Toda la topografía merideña se nutre del caudal de ríos de montaña que se caracterizan por ser de mucha corriente, no navegables y de corto recorrido. Algunos como el río Chama y sus afluentes desembocan en el mar Caribe a través del Lago de Maracaibo, mientras que otros como Caparo, Santo Domingo y Cajurí vierten sus aguas en cuenca del Orinoco, a través de los ríos Uribante y Apure.

 
Capital Mérida

Era Prehispánica

La historia cuenta que, en épocas muy remotas, la región andina estuvo habitada por grupos humanos que dejaron poco rastro arqueológico. Otros estudios revelan que los aborígenes Chibchas fueron los primeros pobladores de la zona en la era prehispánica. También se encontraron vestigios de la cultura Arawaka, una de las más destacadas de América del Sur, y de la familia Caribe que llegó a los Andes mucho antes de la colonización. Las primitivas técnicas agrícolas, sistema de riego y cultivo en terrazas evidencian un sistema económico y de comunicación funcional, y una organización social y política que la corona española aprovechó para lograr el objetivo de conquista que se propuso en América.

 

Conquista de los Andes

«Sierra Nevada». Así se conocía la región de los Andes venezolanos antes de la llegada de los colonizadores españoles. Según los cronistas, en 1534 se produjo el primer intento de conquista de este territorio. La misión fallida no estuvo dirigida por emisarios de la corona, sino a cargo de un gobernador Welser, expedicionarios alemanes que actuaron en territorio venezolano entre 1528 y 1546, en busca de oro y esclavos.

La topografía andina dificultaba el éxito de las expediciones. Varios años transcurrieron antes del segundo intento, fallido también. Fue en 1547 cuando el gobernador de El Tocuyo ordenó rastrear la región. Sierra Nevada se resistía a ser ocupada por europeos advenedizos. Pero, en 1558, el Cabildo de Pamplona comisionó al capitán Juan Rodríguez Suárez a inspeccionar los alrededores. El enviado cumplió su misión y, además, llegó al Valle del Chama donde fundó, por primera vez, la ciudad de Mérida.

Mérida, Primogénita

Museo de Barquisimeto

El 9 de octubre de 1558, el capitán Suárez usó el nombre de su ciudad natal, la Mérida de España, para bautizar la primera población colonial de la región andina. Un año después, el jesuita Juan de Maldonado la trasladó a su sede actual y la renombró como San Juan de las Nieves. En breve se designó como Santiago de los Caballeros y, más tarde, como Santiago de los Caballeros de Mérida. Obtuvo estatus de capital de la Gobernación de Mérida en 1622. Junto al gobierno regional formó parte de la Nueva Granada hasta 1777, cuando se integró a la Capitanía General de Venezuela. Tras su designación como sede episcopal en 1785 se fundó el seminario que, en 1811, se convirtió en la Universidad de Los Andes.

Un Estado Colonial

Mérida, escenario de importantes acontecimientos que marcaron la historia de Venezuela, conserva en pie las más diversas edificaciones coloniales que rememoran un pasado glorioso. Daremos un paseo por las edificaciones más significativas que se conservan en el casco histórico de la capital merideña.

Catedral Metropolitana

Esta basílica menor está consagrada a Nuestra Señora de La Inmaculada Concepción. Su construcción comenzó en el año 1800. El diseño es del arquitecto español Manuel Mujica Millán, quien se inspiró en la Catedral de Toledo, en España.

Museo Arquidiocesano

Este recinto que forma parte del Palacio Arzobispal, alberga una antiquísima colección de piezas de arte religioso. Entre las más valiosas destaca la momia de una joven indígena de la otrora Sierra Nevada, y una de las campanas más antiguas de las que se conservan en el mundo. Según los historiadores, fue fabricada en el año 909.

Museo de Arte Colonial

En otra época fue la «Casa del General Paredes», como también se le conoce al recinto. El inicio de su construcción data del año 1680. Hoy custodia piezas de arte colonial iberoamericano y fue declarada Monumento Histórico Nacional en el año 1962.

Casa Bosset

En el mismo conjunto arquitectónico que alberga el Museo de Arte Colonial, se encuentra la casa que adquirió el Obispo Juan Hilario Bosset en 1864. Allí funcionó la sede del Palacio Diocesano hasta la muerte del prelado en 1883. Fue declarada patrimonio histórico en 1962. Actualmente tiene sala de exposiciones, espacios para conciertos, cursos y talleres.

Rectorado de la Universidad de Los Andes

La sede del rectorado de la ULA se construyó en 1785 como Colegio Mayor Eclesiástico. Hoy alberga el Museo Arqueológico «Gonzalo Picón Febres» dedicado al estudio del indígena prehispánico y al proceso de colonización en la cordillera andina.

Casa de la Cultura «Juan Félix Sánchez»

El estilo colonial define esta edificación dedicada a la cultura popular del estado Mérida. Tiene salas de exposiciones, y aulas donde se dictan cursos y talleres de música, cerámica, dibujo y gastronomía andina, entre otros.

Museo de Arte Moderno «Juan Astorga Anta»

Es un pequeño, pero acogedor espacio, con vocación exclusiva hacia la exposición y promoción de pintura y escultura contemporánea realizada por artistas venezolanos.

Biblioteca Bolivariana

Custodia reliquias asociadas a la gesta libertadora, como por ejemplo la espada que recibió Simón Bolívar tras la victoria de la batalla de Junín, en Perú. Este patrimonio se conformó con donaciones de familias venezolanas y gobiernos de las naciones hispánicas.

Casa de los Antiguos Gobernadores

Esta elegante casona de la época colonial fue edificada a finales del siglo XVIII. Es un museo donde se observan pinturas de los gobernadores, y demás personajes de la vida política y académica del estado Mérida. También es punto de encuentro para diversas actividades culturales como exposiciones y conciertos.

Patrimonio Verde

Si de espacios naturales se trata, Mérida es un verdadero abanico ecológico. Dentro de su variedad de ecosistemas naturales catalogados como Áreas Bajo Régimen de Protección Especial, ABRAE, tiene páramos, aguas termales, cascadas, balnearios y, entre tanto más, destacan cuatro parques nacionales y tres monumentos naturales. ¡Echemos un vistazo!

Parque Nacional «Sierra Nevada»

A este espléndido espacio natural hay que dedicarle líneas muy especiales. Está ubicado en el corazón de los Andes venezolanos, tiene una extensión de 276.446 hectáreas y recibió la distinción de parque nacional en mayo de 1952. Su ecosistema varía con los cambios del relieve. La selva nublada revela helechos, pinos y otras especies de árboles como quindú, saisai y laurel, aunque en las zonas bajas la vegetación xerófila encuentra buen hábitat. La fauna también es prolija, aunque hay especies en riesgo de extinción como el oso frontino, el cóndor de los Andes y la ranita endémica, entre otras. También hay una gran variedad de aves y anfibios únicos en la zona, que enriquecen la vida en estos espacios protegidos.

El «Henri Pittier» fue el primer Parque Nacional del país. Cronológicamente, el segundo de la lista fue el Sierra Nevada que tiene bajo custodia los únicos glaciares de Venezuela con cumbres de nieve durante todo el año. El Pico Bolívar, con 4.986 de altura sobre el nivel del mar, es la cima más elevada. Junto a esta maravilla natural rebasan otras llamadas «águilas blancas» como La Concha, El Toro, El Espejo y El León, además de los picos Humboldt y Bonpland. Por supuesto, el Teleférico de Mérida, el más alto y largo del mundo con sus cuatro estaciones, es la principal atracción turística de la región. + Info Sobre el Parque Nacional

Parque Nacional «Páramos Batallón y la Negra»

Fue decretado parque nacional en enero de 1989 para proteger los ecosistemas de los bosques siempre verdes de los páramos andinos. Se extiende sobre una superficie de 75.200 hectáreas. En sus espacios alberga especies de flora y fauna endémica que incluye algunas en riesgo de extinción como el oso frontino y, desde lo más elevado de su serranía, brotan helados chorros de agua que forman ríos que hidratan el terreno hasta su desembocadura en el Lago de Maracaibo.

Parque Nacional «Sierra de la Culata»

Sobre esta superficie de 200.400 hectáreas reinan los frailejones. También El Coloradito, árbol típico de la zona, así como helechos, musgos, líquenes y hongos característicos de la vegetación de la selva nublada. En Sierra de La Culata conviven especies de fauna como jaguar, lapa y cachicamo, además del oso frontino y el cóndor de Los Andes, entre otras. Fue decretado parque nacional en diciembre de 1989. Entre sus principales atractivos turísticos destacan los páramos Mucuchíes, Tambor Campanario, Piedras Blancas y Piedra de Escuque; pico El Águila, Estación Biológica Páramo de Mifafi, laguna de Guaches, cañada de Las González y río Capaz. Además, la pesca de truchas en temporada es apunte obligado. + Info Sobre el Parque Nacional

Parque Nacional «Tapo-Caparo»

Estas 205 mil hectáreas fueron decretadas parque nacional en enero de 1993, con el propósito de proteger el entorno natural del complejo hidroeléctrico Uribante-Caparo. Su riqueza hidrológica no solo abona una vegetación prolija, sino la posibilidad de conservación de especies en riesgo de extinción como oso frontino, cunaguaro y mono araguato, entre otras. Los balnearios Tapo y Santa Bárbara destacan entre sus principales atractivos turísticos. Además, para los observadores de aves es un lugar muy especial. Desde allí pueden recrear el vuelo de las aves migratorias que se desplazan de la sierra hacia los llanos. + Info Sobre el Parque Nacional

Monumento Natural «Laguna de Urao»

Está ubicado en la vertiente del río Chama sobre 29 hectáreas, tiene paisajes naturales de significativo valor ecológico y fue decretado monumento natural en junio de 1979.

Monumento Natural «Chorrera de las González»

Esta caída de agua que desemboca en Quebrada Las Gonzáles está ubicada en Sierra de la Culata, tiene una superficie 126 hectáreas y es monumento natural desde mayo de 1980.

Monumento Natural «Meseta de la Galera»

Se extiende sobre 95 hectáreas cerca de la población de Tovar. Es una meseta de origen fluvial de la era cuaternaria y fue decretado monumento natural en junio de 1991.

Sustento Merideño

Por tradición, la actividad productiva del merideño ha sido la agricultura. Por su clima de montaña y la cantidad de recursos hídricos, se da muy bien el cultivo de lechugas, apio, papas, coliflores, zanahorias, ajo, remolacha, repollos y legumbres como arvejas. También se cultivan grandes extensiones de cambures, fresas, moras y otros frutos característicos de la región andina. La producción de miel de abejas y la actividad ganadera también tienen su nicho en Mérida, donde además destaca la industria de la trucha que es el plato más solicitado de la gastronomía regional. De sobra está mencionar que el turismo es, por excelencia, la vocación de esta región de clima de montaña y paisajes paradisíacos.

Costumbres y Tradiciones

El quehacer tradicional no se limita a los tiempos de Navidad, pero el merideño pone mucho empeño a las celebraciones asociadas a la natividad de Cristo, muchas de ellas de origen colonial. Por ejemplo, no hay hogar andino que no levante el tradicional nacimiento o pesebre, sea pequeñito y sencillo con lo que se tenga a mano en casa, o grande y lujoso con piezas de valor económico. En las Misas de Aguinaldo sigue siendo tradición la representación de los pastores y el canto de aguinaldos.

Fiesta de la Virgen de la Inmaculada Concepción

Las celebraciones de fin de año comienzan con las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción. Cada 8 de diciembre hay festejo en el estado Mérida. Además de los oficios religiosos y la procesión por calles y avenidas, los merideños disfrutan de un compartir que incluye juegos, música y gastronomía.

La Paradura del Niño

Esta hermosa fiesta se celebra a principios de enero para darle la bienvenida al año nuevo y, por supuesto, para demostrar que el Niño Jesús ya está listo para dar sus primeros pasos, es decir, para pararse y caminar solito.

Fiesta de San Benito

La fiesta del «santo negrito» se celebra en Mucuchíes cada 29 de diciembre, donde, según relata la leyenda, apareció una estatuilla de San Benito, convertido luego en símbolo del espíritu guerrero y combativo del páramo andino.

Festival del Violín

El festival del Violín de los Andes se realiza cada diciembre desde 1988, gracias al esfuerzo de un grupo de músicos emprendedores que se empeñaron en rescatar y fortalecer los sonidos tradicionales de la región andina.

Fiesta del Niño de la Cuchilla

Celebración popular muy significativa que tiene lugar el 6 de enero, día de los Reyes Magos. Los fieles pasean por el pueblo la imagen del Niño de la Cuchilla que representa, en apenas 15 centímetros de largo, a un recién nacido que sostiene el mundo en su mano, mientras duerme sobre la losa de un sepulcro con la cabeza reclinada encima de una calavera que usa de almohada.

Santo Niño Jesús de Cacute

Cacute es un pueblo del páramo andino donde sus pobladores, cada 14 de enero, salen a las calles a pasear la imagen del niño Jesús, agradeciéndole los infinitos favores recibidos.

Feria Internacional del Sol

También se le conoce como «fiesta brava» o «carnaval taurino de América» pues, además de actividades religiosas, musicales, artísticas, folclóricas, deportivas y recreativas en general, incluye corridas de toro en la Plaza Monumental «Román Eduardo Sandia». Comenzaron a celebrarse en diciembre de 1960, pero nueve años más tarde se trasladaron a los días de Carnaval.

Curiosidad de Semana Santa

Como en el resto del país, Mérida también responde a los oficios religiosos tradicionales en la época de Semana Santa. Sin embargo, el domingo de Resurrección los fieles reciben palmas benditas y, mientras rezan sus oraciones, sacan fibras finitas con las que tejen 33 nudos que representan la edad de Cristo.

Gastronomía Merideña

El fogón merideño es, sencillamente, una delicia culinaria difícil que satisface hasta el más exquisito paladar.

• La trucha es un pescado de agua dulce que exige un riguroso proceso de cultivo. Es un plato icono en la región andina, y puede prepararse de varias maneras como ahumada, al ajillo y deshuesada, y siempre es una caricia al paladar.

• La pizca andina es una sopa calientica preparada con vegetales, huevo, cilantro, cebollín y leche. Acompañada con arepitas andinas, en el desayuno es bienvenida para darle calor al cuerpo.

• Los pastelitos andinos, elaborados con harina de trigo, aceptan todo tipo de relleno, desde queso rallado hasta pisillo de trucha.

• Las arepas «gochas» se elaboran con harina de trigo, huevo y azúcar. Son suavecitas y pueden rellenarse a gusto del comensal.

• La acemita andina es un pan redondo preparado con harina de trigo, levadura, huevo, mantequilla, papelón, semillitas de anís y nuez moscada.

• La hallaca de chivo es la versión merideña del plato típico navideño de Venezuela. La base del guiso, como es de suponer, es carne de chivo y no de res, cerdo o gallina como es usual en otras regiones.

Las bebidas típicas para acompañar los platos merideños son chicha andina, batido de curuba y jugo de parchita, entre otros, además de algunas más espirituosas como el miche, vinos de mora y cambur, la «mistela» a base de frutas fermentadas y el famoso «calentaíto». Entre los postres más apetecibles destacan higos rellenos con dulce de leche, conservas de guayaba, obleas, cuajada y el delicioso quesillo casero.

 

Por favor, Haga sus Comentarios