Estado Monagas:
Capital Maturín

Tierras con generosos brotes de riqueza

Este magnífico territorio custodia el primer monumento natural del país, la Cueva del Guácharo, una peculiar caverna habitada por aves que solo sobreviven entre las tinieblas

Estado Monagas, Capital Maturín | Turismo en Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios

Introducción

Amana del Tamarindo, entonces un pequeño caserío monaguense de gente del campo, fue la cuna del primogénito de la familia Monagas Burgos. Nació durante la jornada del 28 de octubre de 1784. En los libros de historia se le conoce como José Tadeo Monagas Burgos, pero algunos cronistas refieren que su primer nombre era Judas. Relatan que desde niño se acostumbró a firmar «J. Tadeo». ¿No le gustaba que asociaran su nombre al traidor de Jesucristo o solo lo hacía por simplificarse? ¡Quién lo sabe! Pero, poco a poco aquella «J» pasó a ser la inicial de un nombre más común. De cualquier modo, aquel notable venezolano dejaría su apellido en herencia al territorio que lo vio nacer.

Expertos en toponimia dicen que «Monagas» es una voz latina relativa a «monicus» y «monachus», que refiere la vida solitaria de los monjes que habitan en los monasterios. Pero, como vamos a adentrarnos en territorio monaguense, diremos que es un estado ubicado al nororiente del país que limita al norte con Sucre, al sur con Anzoátegui y Bolívar, al este con Delta Amacuro, y al oeste con el estado Anzoátegui. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas, INE, Monagas tiene 13 municipios autónomos y 40 parroquias civiles, y entre sus centros poblados destacan, entre otros, Maturín ciudad capital, Caripe y Caripito, Temblador, Punta de Mata, El Furrial y Jusepín.

La geografía del estado Monagas define sus paisajes. En la zona montañosa está enclavada la acogedora población de Caripe y, por supuesto, la Cueva del Guácharo dentro de los límites de un significativo parque nacional. El resto del territorio se divide entre llanos bajos y llanos altos con modestas elevaciones por donde discurren los ríos que humedecen tierras monaguenses. La cuenca de San Juan recibe el caudal de los ríos Guarapiche, San Juan, Guanipa, Caripe, Amana, Punceres, Colorado y Río de Oro, mientras la cuenca del Orinoco se nutre de su río homónimo, y del Morichal Largo, Uracoa y Caño Guarguapo, entre otros que también desembocan en el océano Atlántico.

 
Capital Maturín

Era Precolombina y Colonización

Mapas antiquísimos refieren que las actuales tierras monaguenses eran nombradas como «Caribana» o «Reino de los Caribes», pues estas eran las familias primitivas que entonces las habitaban. Otras investigaciones apuntan que los aborígenes Chaimas estaban asentados al norte del estado, mientras la etnia Kariña y Warao hacían vida en las inmediaciones del Delta del Orinoco. Los historiadores afirman que los primeros colonos llegaron a las tierras altas en el siglo XVI y, según las conclusiones de estudios arqueológicos realizados en la zona, en el año 1530 ya el conquistador Diego de Ordaz había establecido una aldea en el sector de Barrancas, durante una de sus expediciones en busca de El Dorado.

La red fluvial que colinda con el Delta del Orinoco facilitaba la penetración al territorio de piratas buscadores de tesoros, comerciantes y traficantes de esclavos, expedicionarios holandeses, ingleses y franceses, colonos enviados por la corona española y, por supuesto, un abanico de sacerdotes y frailes de diversas congregaciones cristianas. Pero, a pesar de la resistencia indígena, los pueblos nativos terminaron bajo el dominio español, conquistados, colonizados, y evangelizados.

El calendario histórico religioso apunta que el monje capuchino Gerónimo de Muro fundó San Antonio de Capayacuar -San Antonio de Maturín- el 7 de agosto de 1713. El 20 de abril de 1731, fray Antonio de Blesa estableció Santo Domingo de Guzmán de Caycuar, hoy Caicara de Maturín. El 12 de octubre de 1734, fray Pedro de Gelsa fundó San Miguel Arcángel de Caripe, hoy Caripe El Guácharo o «el jardín del oriente venezolano». En 1769, el fraile Manuel De La Mata estableció Aguasay. En 1784, el monje José de Manzanera fundó Uracoa. En 1790, fray Joaquín de Morata inició la misión San Rafael Arcángel de Barrancas con nativos Warao de Barracas del Orinoco, y en 1806 se estableció Aragua de Maturín.

 

El Origen de Maturín

Los historiadores refieren a los capuchinos como los misioneros de tierras monaguenses. Pero, hay cronistas que apuntan la presencia de jesuitas franceses que, establecidos en la isla de Martinica, en 1653 navegaron por el río Guarapiche para penetrar territorio venezolano habitado por indios Caribes. Cuenta la historia que un niño de la comunidad aborigen fue bautizado por un sacerdote francés con el nombre de «Mathurin». El chico creció, se convirtió en el Cacique Maturín y en diciembre de 1718 libró una cruenta batalla contra el dominio español. En honor a la valentía del guerrero, fray Lucas de Zaragoza fundó la ciudad de Maturín, conocida como la «Sultana de Guarapiche», el 7 de diciembre de 1760.

Cinco Batallas por la Libertad

Los apuntes históricos suman 80 batallas libradas entre 1811 y 1823 durante el proceso de independencia de Venezuela. A modo de dato curioso, el ejército patriota salió victorioso en 50 encuentros bélicos, los realistas vencieron 28 combates y en los dos restantes no hubo ni ganador ni perdedor. Fueron muy diversos los escenarios donde se libraron estas batallas y, el territorio que hoy ocupa el estado Monagas, no fue precisamente la excepción. Las 5 batallas de Maturín, entre 1813 y 1814, fueron los acontecimientos más destacados.

• La primera Batalla de Maturín se libró el 20 de marzo de 1813. El ejército realista a cargo de Vicente de La Hoz tenía 1500 soldados, mientras el patriota Manuel Piar contaba solo con 300 hombres armados. Sin embargo, diría «…nos encontramos con las laudables intenciones de defender la libertad hasta perder la vida».

• La segunda Batalla de Maturín fue el 11 de abril de 1813. Esta vez el contingente enemigo sumó más de dos mil soldados, mientras los patriotas si acaso llegaban a 500. Pero, una vez más, Manuel Piar seguiría en pie de lucha animando a los suyos a «resistir con valor».

• La tercera Batalla de Maturín también se conoce como Batalla de Los Godos. Se libró el 25 de mayo de 1813 entre las tropas de Manuel Piar y el realista Domingo Monteverde, quien en su empeño por reducir a los patriotas, diría que «con la misma facilidad con que se disipa el humo al impulso del viento, así desaparecerán los facciosos de Maturín…».

• La cuarta Batalla de Maturín fue el 12 de septiembre de 1814. Ya había corrido mucha sangre sobre aquel escenario, pero el ataque del ejército patriota comandado por José Francisco Bermúdez no solo provocó la huida de las tropas realistas de Tomás Morales, sino que le dio lustre a la gesta libertadora que se libraba por los lados del Guarapiche.

• La quinta Batalla de Maturín se libró el 11 de diciembre de 1814. Esta vez el comandante José Félix Ribas acompañó a Bermúdez con 2.500 soldados, pero el realista Tomás Morales se plantó con más de 5 mil hombres armados dispuestos a matar. Sobre aquel encuentro bélico, el historiador Eduardo Blanco refiere que «los enemigos asaltaron la ciudad por sobre los cadáveres de sus heroicos defensores… inmensos gritos de terror llenaron los ámbitos de la vencida Maturín».

Cronología En Breve

El territorio que hoy ocupa Monagas primero fue Provincia de Nueva Andalucía y Paria, y luego Provincia de Cumaná. En 1856 se separó de Cumaná para convertirse en Provincia de Maturín. En 1864 se creó el estado Maturín. En 1879 pasó a formar parte del estado de Oriente. Con la modificación de la carta magna, en 1891 se creó el Gran Estado Bermúdez con los territorios de Barcelona, Cumaná y Maturín. En 1901 se decretó otra vez la creación del estado Maturín. En 1904 el territorio del actual estado Monagas pasó a ser un distrito del estado Bermúdez. Finalmente, y vigente hasta la fecha, el 5 de agosto de 1909 se creó el estado Monagas en honor al general José Tadeo Monagas Burgos.

Qué Mueve la Economía

El estado Monagas solía estar más habitado por las familias aborígenes Kariña y Warao, que por el grueso de las comunidades criollas que hoy hacen vida en aquel territorio. Pero, la explotación de los yacimientos petroleros y la producción de gas natural a comienzos de la década de los años 90, impulsó el desarrollo demográfico y económico de la región. Además del aprovechamiento de los recursos minerales, en tierras monaguenses se cultiva tabaco, café y cacao; batata, yuca, ñame, maíz, sorgo y otros rubros. Además, se producen flores y miel de abeja. Hay ganadería bovina, cría de cerdos y plantaciones de pino caribe para reforestar las sabanas de Uverito. El turismo también tiene su rédito en el estado Monagas.

Patrimonio Histórico Cultural

El tránsito entre la era precolombina y los tiempos de la conquista y colonización dejaron huellas en cada rincón del país. Echemos un vistazo a los sitios más significativos del estado Monagas, comenzando por Maturín.

Plaza Bolívar

Hasta 1930 lucía el busto del General José Tadeo Monagas, pero para celebrar el centenario del padre de la Patria, fue sustituido por una estatua ecuestre del Libertador Simón Bolívar.

Templo de San Simón

Era el templo más destacado antes de la edificación de la moderna Catedral Nuestra Señora del Carmen. Su construcción data del siglo XVIII y debe su nombre al santo patrono de la ciudad de Maturín.

Palacio de Gobierno

Edificación colonial con techo de tejas y jardines interiores y exteriores, construida sobre las ruinas del primer Hospital General de Maturín.

Redoma Juana la Avanzadora

Juana Ramírez fue la heroína monaguense que lideró al grupo de aguerridas mujeres que, para defender su territorio de los ataques realistas, batalló en los cinco combates librados en Maturín entre 1813 y 1814. Para honrar la memoria de esta batalladora, fue inaugurado en 1952 un monumento conocido como la Redoma de Juana La Avanzadora.

Hacienda Serrapial

En esta vieja casona estilo colonial funciona la Corporación de Turismo de Monagas. Antiguamente, en sus espacios se criaba ganado, se cosechaba sarrapia de exportación y, entre otras actividades productivas, y se molía la caña de azúcar en un viejo trapiche.

El Mono de Caicara

Este monumento que data del año 1731 está ubicado en el centro de Caicara de Maturín, en el lugar donde se congregan los paisanos cada 28 de diciembre, para celebrar juntos el Día de los Inocentes.

Iglesia Colonial Aguasay

Ubicada frente a la Plaza Bolívar de este centro poblado, el templo se bautizó el 25 de agosto de 1769 como Capilla Nuestra Señora de Aguasay. Por el deterioro asociado al transcurrir del tiempo, fue remozada y ampliada en 1997.

Templo San Antonio de Capayacuar

Los monjes capuchinos fundaron en 1713 una misión religiosa y encargaron a los aborígenes locales la construcción de este templo colonial que, según los cronistas, fue visitado en 1799 por Alexander von Humboldt, quien lo describiría como «una maravilla del país».

Iglesia San Miguel Arcángel de Guanaguana

En esta población también operó una misión religiosa en tiempos de la colonia. El primer templo edificado alrededor de 1729 fue destruido por los indios Caribes y el sustituto quedó en ruinas por el terremoto de 1792. Pero, en 1988 se realizaron trabajos de restauración que permiten apreciar su valor histórico.

Iglesia de Catuaro

En el estado Monagas vale la pena hacer turismo religioso, si de apreciar antiguas construcciones se trata. Este templo está situado en una antiquísima aldea fundada en 1689, aunque la construcción de su santuario data de 1785.

Iglesia de Caripe

La vieja iglesia del Santo Ángel Custodio edificada en 1760 quedó en ruinas. Por eso, en 1981 se edificó en el mismo lugar un templo moderno que, sin embargo, conserva en su interior algunas piezas de la iglesia original.

Capilla de San Agustín

Esta diminuta capilla ubicada en Caripe El Guácharo es parada obligada para visitantes y turistas. Es tan pequeña que no hay mucho que ver, pero vale la pena hacer una breve parada para admirar la belleza de este micro-templo conocido también como la «Capilla de Hiedra».

Museo Colonial de San Antonio

Este museo está ubicado en el interior de la antigua sacristía de la Iglesia de San Antonio de Maturín, en el pueblo homónimo, y tiene bajo su custodia piezas de interés histórico como, por ejemplo, un cofre que perteneció al realista José Tomás Boves.

Patrimonio Verde

Si de maravillas naturales se trata, el estado Monagas tiene joyas de valor incalculable.

Parque Nacional Cueva del Guácharo

Por su riqueza biológica y su extraordinaria belleza paisajística que se extiende sobre 62.700 hectáreas, este es uno de los parques nacionales más significativos del país. Está ubicado en las inmediaciones de la población de Caripe, en la zona nororiental del estado Monagas. Fue decretado parque nacional el 27 de mayo de 1975, para proteger el singular ecosistema de la cueva del Guácharo, así como los ríos y quebradas que abastecen a la región. El guácharo (Steatornis caripensis) es el principal representante de la fauna local, aunque comparte hábitat con otras especies como ratón mochilero, cangrejo marrón y algunos tipos de murciélagos. + Info Sobre el Parque Nacional

Monumento Natural Alejandro de Humboldt

Fue el primer monumento natural del país. Su declaratoria data del 15 de julio de 1949. Está ubicado dentro del Parque Nacional Cueva del Guácharo, y lleva el nombre del expedicionario y científico alemán que se dedicó a descifrar las características de la caverna más peculiar del país. El guácharo o «ave de las cavernas» es inquilino permanente. Solo sobrevive en ambientes oscuros y húmedos, y si acaso sale de la cueva en noches cerradas.

El Chorreón de Caripe

Esta es una de las cascadas ubicadas en el Parque Nacional El Guácharo. Tiene alrededor de 90 metros de altura, está cerquita de la población de Caripe y se llega caminando por un sendero desde el poblado de Sabana de Piedra.

Caripe El Guácharo

Visitar la zona sin disfrutar la magia de este poblado de montaña es un pecado. Caripe es un fértil valle lleno de flores y de gente amabilísima que se ha dedicado a cultivar esta tierra de vocación agrícola. Además, la miel de abejas es de primera calidad.

Las Puertas de Miraflores

Cerquita del pueblo de San Antonio Capayacuar, en un caserío llamado Miraflores y a orillas del río Guarapiche con balneario para bañistas, se alza un par de tapias de roca de 180 metros de altura, catalogadas como las mejores paredes de escalada de América del Sur.

Aventura sobre Morichal Largo

La oferta turística sobre el principal río monaguense incluye paseo en kayak por las lagunas Cujisánica y Guasacónica entre manglares y morichales, con visita a comunidades indígenas, pesca de pirañas y excursiones nocturnas por la selva.

Las termas de Monagas

La Poza de Azufre, en Los Morros de Caripito, es un manantial de aguas subterráneas con temperaturas que rondan los 69ºC. El Balneario de Quiriquire, entre Maturín y Caripito, es una terma de aguas sulfurosas con temperaturas de alrededor de 38°C., y, entre otras, las aguas termales del Morro de Agripito con temperaturas de 31ºC y servicios al visitante.

Tradición y Folclore

Acordeón, tambora, cuatro y maracas son los instrumentos que interpretan el característico Joropo Oriental del estado Monagas, que se baila mejor en pareja y con alpargatas. Y el Galerón, también expresión musical típica de esa región, es el canto poético que honra la historia, el amor y la vida entera. Cuatro, guitarra y bandolín son los instrumentos que acompañan la voz del cantor.

Baile del Mono de Caicara

Desde hace más de 100 años, cada 28 de diciembre, lugareños de Caicara de Maturín arman la parranda callejera con cuatro, maraca, tambora, furruco, guitarra, guarura, cacho, cariaco y tanto más, para animar una danza indígena con elementos de la cultura africana.

Carnavales de Caripe

Aunque las fiestas del rey Momo tienen fecha variable y normalmente se celebran entre febrero y marzo, la gente de Caripe comienza a calentar motores después del cañonazo de cada 31 de diciembre. Después de desear el Feliz Año Nuevo, escuchan el Himno Nacional y, enseguida, se arma la parranda con música de calipso.

La Danza Maya y otras…

Aunque no es de larga data porque su primera edición fue en 1971, sí es la expresión musical más destacada. Entre versos y prosas, y una danza colorida, las bailarinas escoltan a un varón trajeado de campesino que va recogiendo racimos del fruto de la maya. Entre otros bailes tradicionales destaca La Paloma que se expresa en género de tragicomedia; El Gavilán, La Culebra y El Toro, teatrales danzas callejeras del poblado de Ipure; El Guaraguara que narra cómo los nativos entablaban amistad con los misioneros, y La Babilla que es una pieza popular de remembranzas aborígenes.

Fogón de Monagas

El menú de la zona incluye una diversidad de platos muy apetecibles. A modo de entrada o para un desayuno, valdría una cachapa burrera, unas empanadas rellenas o quizás una arepa de maíz pilado con queso de mano. Entre los platos más fuertes que siempre satisfacen el apetito, destaca el mondongo, la cabeza de ternera horneada, el pabellón criollo, un sancocho de cangrejo o una pieza de guaraguara, busco, corroncho o cualquier otro buen pescado de río. Un carato de mango verde sancochado es una buena opción como bebida típica, mientras que como postre destacan los dulces en almíbar, la jalea de guayaba, la mazamorra y la torta de jojoto.

 

Por favor, Haga sus Comentarios