Península de Paria

Zona protectora de tortugas marinas

El estado Sucre tiene una extensa zona costera donde cada año, entre los meses de abril y junio, miles de tortugas marinas salen del agua a poner sus huevos sobre la arena de las playas que años atrás las verían nacer

Península de Paria: Zona protectora de tortugas marinas | Portal de Turismo de Venezuela
Turismo Venezuela Adriana Boccalon Varios
Texto de: TurismoVenezuela.info Redactado por la Licenciada Adriana Boccalon
Calificación: 98 de 100 basado en 99 valoraciones de los usuarios

Promociones Turismo Venezuela

Introducción

Si algo llama la atención de las tortugas marinas es su prodigiosa memoria. No importa qué tan lejos esté ubicada la playa donde nació, pero la hembra de este milenario reptil solo desova en su arena de origen.

Aunque se desplazan divinamente bien en el medio acuático, parece que no olvidan haber sido especies terrestres en tiempos remotos. Quizás por eso enfilan sus aletas hacia tierra firme donde cada temporada ponen sus propios huevos.

El ciclo de vida de una tortuga marina es extendido y complejo. Además que tarda 25 años en alcanzar su edad reproductiva, la sobrevivencia de la especie está condicionada tanto a la disponibilidad de playas arenosas y aguas abiertas, como a las amenazas de los tantos depredadores.

Ubicada en la costa oriental del estado Sucre

En peligro de extinción

Los biólogos estiman que de cada 1000 huevos solo un par de tortuguillos llega a la edad adulta. Sin embargo, la principal amenaza de la especie no parece ser ni su propia naturaleza ni razones ambientales ajenas a la acción del hombre, sino el comercio ilegal de su carne, sus huevos y su caparazón. Las cinco especies de tortugas marinas que tenemos en Venezuela podrían extinguirse. Según las estadísticas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, la tortuga cardón o Dermochelys coriácea, la tortuga carey o Eretmochelys imbricata y la tortuga guaraguá o Lepidochelys olivácea, están en peligro crítico de extinción, mientras la tortuga verde o Chelonia mydas y la tortuga caguama o Caretta caretta, quedaron bajo la categoría de peligro de extinción. De estas cinco especies, las primeras cuatro desovan en la Península de Paria.

Anidación y desove en Paria

Cada año, entre los meses de abril y junio, biólogos, lugareños y visitantes ocasionales se preparan para recibir y brindar protección a las tortugas marinas que regresan a su playa de origen, a desovar sus huevos sobre las arenas de esta Tierra de Gracia.

Hay otras zonas de anidación y desove en el país. Pero, la Península de Paria, en el estado Sucre, es una de las más importantes por el tránsito de tortuguitas que completan su proceso de reproducción en las playas de Cipara, Querepare, Chaguarama y Los Garzos. Allí, la gente del Centro de Investigación y Control de Tortugas Marinas, tiene años dirigiendo tan noble labor ambiental.

Cuántos huevos pone una tortuga

Este dato resulta no solo interesante sino sorprendente, pues aunque la fecundidad de las tortugas marinas luce altísima, su tasa de mortalidad también es muy elevada. Según los especialistas dedicados al estudio de esta especie, una tortuga desova alrededor de 100 huevos por camada, y puede hacerlo hasta siete veces por temporada. Es decir, la cantidad de huevos es abundante.

Sin embargo, entre los fenómenos naturales como, por ejemplo, los procesos de erosión que afectan la calidad del terreno donde desova la tortuga, el ataque de depredadores como perros y cangrejos, entre otros, y la acción directa o indirecta del hombre que destruye los nidos naturales, el porcentaje de sobrevivencia merma considerablemente.

¡A observar desde la distancia!

El proceso de anidación y desove de las tortugas marinas es pausado, lento. Fluye al mismo ritmo con el que esta especie se desplaza sobre la arena de la playa. Sin prisas, pero sin pausas. Siempre ocurre después del ocaso, en horas de la noche.

Lo primero que hacen los biólogos es identificar la especie sin interrumpir el proceso de desove que apenas inicia. Este reconocimiento se realiza iluminando la zona con tenue luz roja, pues se cree que la luz blanca desorienta a las tortuguitas. Luego, se observa cómo cada una elige el lugar de la playa donde, utilizando sus aletas traseras, excava el hoyo donde pondrá sus huevos. Al amanecer, la tortuga hembra regresa al agua, de donde nunca sale el macho de la especie.

Por tratarse de un animalito tan vulnerable, muchas veces los huevos se trasladan hasta nidos artificiales para protegerlos de saqueadores y depredadores. Al cabo de 45 días nacen los tortuguillos y, entonces, los recién nacidos son devueltos al mar.

Promociones Turismo Venezuela

Visita controlada de turistas

Por supuesto que vale la pena asistir a este espectáculo natural que nos regalan las tortugas marinas durante su temporada de anidación y desove. Pero, aun cuando los visitantes serían bienvenidos, hay normas básicas que deben cumplir en aras de proteger esta especie en riesgo de extinción. Lo primero, por supuesto, atender las recomendaciones de quienes guían el proceso, evitando tocar a los animalitos, pisar sus nidos y obstaculizar la marcha de las tortuguitas.

 

Por favor, Haga sus Comentarios